«El cáncer es una enfermedad de los genes, lo que no quiere decir que sea hereditaria»

La doctora Isabel Gallegos, especialista en Oncología del Hospital Recoletas de Segovia, durante su exposición. /Antonio Tanarro
La doctora Isabel Gallegos, especialista en Oncología del Hospital Recoletas de Segovia, durante su exposición. / Antonio Tanarro

La doctora Isabel Gallegos asegura, en el Aula de Salud de El Norte, que la enfermedad produce alteraciones diferentes según la persona

QUIQUE YUSTESegovia

«El cáncer es un problema de salud pública enorme. En este país es la primera causa de mortalidad en los varones y la segunda en mujeres», subrayó Isabel Gallegos Sancho durante una nueva edición de las Aulas de Salud de El Norte de Castilla, que cuentan con el patrocinio de la Junta de Castilla y León, Recoletas y Gullón. La especialista en Oncología del Hospital Recoletas de Segovia ofreció durante una hora una conferencia sobre el cáncer y su prevención, así como las nuevas técnicas que se aplican en la lucha contra una enfermedad de la que se detectan 245.000 casos y se registran 100.000 muertes al año en España. «Es un problema de primera magnitud», explicó la doctora al público que llenó el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente.

La doctora señaló, además, que cada vez se detectan más casos. La cada mayor esperanza de vida de las personas (a principios del siglo XX era de apenas 40 años y en la actualidad se duplica), el incremento de la población y la mejora en los diagnósticos son las principales causas que explican ese aumento de los casos conocidos, que en el caso de los varones está calculado en un 18% durante los últimos años (un 12% en el caso de las mujeres). «Es una enfermedad que va ligada a la vida y al envejecimiento», indicó Gallegos, aunque eso no signifique que no haya casos entre la población más joven. «Hemos cambiado nuestros hábitos de vida, que cada vez son menos saludables», añadió la doctora, que puso en valor que con el paso del tiempo también se consigue reducir el índice de mortalidad. «Más de la mitad de la gente a la que le diagnostica cáncer sobrevive, aunque es algo que depende del tipo, del momento en el que se detecta...».

Una de las primeras dudas existentes sobre el cáncer que la especialista en Oncología se encargó de disipar es la relativa al carácter hereditario de la enfermedad. «Es algo muy complejo. El cáncer es una enfermedad de los genes, lo que no quiere decir que sea hereditaria». No obstante, indicó que en familias con varios casos es conveniente hacer un seguimiento teniendo en cuenta los tipos de cáncer detectados con anterioridad, así como los tipos.

Prevención

Existen dos formas de diagnosticar un cáncer. Una es mediante el 'método de screening' y es la que se realiza antes de que el paciente presente posibles síntomas. La segunda forma tiene lugar una vez el paciente ya presenta alguno de los indicios que pueden alertar de la presencia de cáncer, como una pérdida de peso incontrolada o frecuentes ataques de tos. En ese caso, se realizarán las pruebas pertinentes para realizar un diagnóstico definitivo y, en su caso, poner nombre y apellidos al cáncer.

Para tratar de esquivar la enfermedad, Isabel Gallegos recomienda evitar factores de riesgo, aunque siempre con sentido común. Por ejemplo, está estudiado y demostrado que consumir alimentos sobrepasados en su preparación no es bueno para la salud, pero eso no quiere decir que por comer de forma ocasional una barbacoa sea más probable tener cáncer. «Tan importante es lo que comemos como el cómo lo comemos», expuso la doctora, que apuesta por abusar de lo saludable. También se encargó de desmentir creencias como la que afirma que las personas que siguen una dieta vegana tienen menos probabilidades de contraer la enfermedad, señalando los beneficios de seguir una dieta mediterránea.

Entre los factores de riesgo a evitar la especialista en Oncología mencionó el consumo de alcohol o tabaco, la exposición solar en exceso y en las horas centrales al día o un modo de vida sedentario con ausencia de actividad física. Eludir estas conductas permite tener una mayor probabilidad de evitar la enfermedad, aunque «hay que ser consciente de que cuanto mas mayores hay mas riesgo». Así, Gallegos declara que «hay que aceptar y adaptarse a las enfermedades».

Por último, la doctora se refirió a las nuevas técnicas empleadas en la lucha contra el cáncer, destacando los buenos resultados que se están consiguiendo mediante inmunoterapia. Sin embargo, Gallegos incidió durante el aula Salud de El Norte de Castilla en que «cada cáncer es diferente en cada paciente», lo que se traduce en terapias locales (solo en la parte del cuerpo donde se registra la enfermedad) o sistémicas (en todo el cuerpo) y en distintos tratamientos. «No podemos tratar a todos los pacientes por igual. Cada cáncer tiene alteraciones diferentes según la persona», concluyó.