El campus María Zambrano lanza un SOS por la supervivencia del planeta

Profesores y alumnos presentan el manifiesto, ayer en el campus María Zambrano. Ó/scar Costa
Profesores y alumnos presentan el manifiesto, ayer en el campus María Zambrano. Ó / scar Costa

El manifiesto ha logrado más de un centenar de adhesiones antes de su presentación

CLAUDIA CARRASCAL Segovia

Las actuaciones de muchos políticos están conduciendo a los países a una «imparable recesión democrática presidida por el autoritarismo y la negación de verdades científicas que ponen el peligro el futuro de la vida». Bajo esta premisa, profesores del campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid (UVA) han decidido elaborar la Declaración para la Supervivencia del Planeta. Se trata de un manifiesto que leyeron ayer, junto a un grupo de estudiantes, en un acto al que acudieron representantes de los diferentes partidos políticos y de la comunidad educativa. Durante su lectura insistieron en que no se puede permitir que en el ejercicio del poder primen intereses egoístas y se permita la «vulneración de los derechos humanos». Además, el manifiesto critica que se beneficie a las grandes corporaciones multinacionales con una visión privatizadora y lucrativa de servicios públicos antes que a la sociedad.

El calentamiento global, los desequilibrios económicos que aumentan la desigualdad, las crisis migratorias provocadas por las guerras, el hambre y la miseria, el uso de las religiones para anular el pensamiento autónomo, la falta de igualdad o el secuestro de la política por líderes que han olvidado su obligación de servicio público son algunas de las denuncias que traslada a través de este manifiesto, que pone en tela de juicio una política armamentística que en representó en 2018 una inversión superior a los 1,7 billones de dólares, es decir, el 2,2 % del PIB mundial, así como una economía basada en la producción de combustibles fósiles y la generación de residuos. Por todos estos motivos, docentes y alumnos exigen que se lleven a cabo sin dilación cambios liderados desde la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación. En este sentido, el vicerrector del campus, Agustín García Matilla, indicó que en un momento en el que existen noticias falsas y se utilizan las redes sociales para manipular la información, «es más importante que nunca reivindicar el papel de los profesionales de la comunicación». También aclaró que este manifiesto pretende avanzar porque «si no hay un apoyo al desarrollo científico difícilmente se puede buscar la verdad como debería de ser objetivo de las democracias».

Un referente

Recalcó que se trata de un documento que «trasciende de las luchas partidistas», por eso se presenta en un momento en el que es necesario recordar a los políticos los retos pendientes. El principal reto es que pueda ser consensuado por el conjunto de la sociedad y se convierta «en un referente en el mundo hispanohablante de la educación la cultura y la comunicación», indicó. Tampoco descarta la posibilidad de traducirlo a otros idiomas. Por el momento, ya cuenta con más de un centenar de adhesiones de miembros a nivel particular de la comunidad educativa de España y América Latina, pero también de determinadas instituciones. Aunque hasta la fecha han dado prioridad a las adhesiones individuales esta declaración seguirá buscando apoyos a todos los niveles. Además, el proyecto pretende ir más allá y a partir de este momento se avanzará en la creación de iniciativas entorno a esta filosofía que, según García Matilla, trasciende a ideologías y busca una «supraideología» del saber y del apoyo a la ciencia a la cultura y a la educación.

«Es necesario denunciar las inercias de las políticas que no persiguen el bien común, de aquellos países hegemónicos que buscan la beligerancia y no la paz», detalló el vicerrector. En la misma línea, apuntó que el reto es que este proyecto trascienda del ámbito local al global y que traspase fronteras, por eso, eligieron el Día de Europa y fecha previa al inicio de la campaña electoral para presentarlo y remover conciencias.