La campaña en el yacimiento de Peña del Moro se cierra con importantes hallazgos

El delegado territorial escucha las explicaciones sobre el yacimiento. /El Norte
El delegado territorial escucha las explicaciones sobre el yacimiento. / El Norte

El proyecto ha permitido documentar los restos de dos poblados superpuestos de la Edad del Bronce y de la I Edad del Hierro

El Norte
EL NORTESegovia

El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, visitó ayer la intervención arqueológica que acaba de concluir en el yacimiento La Peña del Moro, en Navas de Oro. Se trata de la segunda campaña en este enclave de gran potencial para la investigación arqueológica que ofrece información muy relevante sobre las poblaciones prehistóricas asentadas en este sector del Mar de Pinares segoviano.

El proyecto de investigación comenzó el verano pasado y cuenta con financiación del Gobierno autonómico (se han aportado 4.235 euros en 2017, 2.500 euros para la señalización del yacimiento y 3.500 euros en 2018) y también con el apoyo económico del Ayuntamiento de Navas de Oro, del colectivo vecinal Crea_NdO, que se ha encargado de recaudar fondos, y con el patrocinio de numerosas empresas, la mayoría del municipio. El delegado territorial destacó que «la estrecha cooperación entre las entidades públicas y privadas constituye una nueva forma de mecenazgo para la recuperación, conservación y difusión de nuestro patrimonio histórico. La colaboración en este proyecto, dijo, «es un claro ejemplo de gestión integral y participativa, que potencia recursos y resultados».

Los trabajos en esta segunda campaña arqueológica en Navas de Oro han permitido documentar en extensión los restos de dos poblados superpuestos de la Edad del Bronce y de la I Edad del Hierro. Se ha constatado la realización de algún tipo de ritual que implicó la destrucción de una de las cabañas adscritas a la Edad del Bronce por el uso del fuego. Este hecho está refrendado por los elementos que se habían colocado de forma intencionada dentro de la morada y que están relacionados directamente con el citado incendio.

Banquetes

También se ha podido documentar, ya en contextos de la I Edad del Hierro, la forma en que los pobladores de El Moro ocupaban otros espacios, donde celebraban ciertos banquetes, cuyos restos, posteriormente, depositaban ordenadamente con una clara intencionalidad que permite conocer la cotidianidad de estas culturas.

Otro de los elementos destacados de esta campaña ha sido la recuperación de los primeros objetos metálicos en el yacimiento, vinculados al hallazgo de evidencias de fundición de metales en el poblado, que constata la presencia de metalurgos y poseedores de piezas metálicas en el castro y pone de manifiesto la capacidad que tenían de poseer y transformar objetos de bronce, considerados entonces como bienes de prestigio.Desde el punto de vista arquitectónico, se han documentado los restos de una nueva vivienda en uno de los sectores del yacimiento, lo que permite determinar el tipo de solución arquitectónica elegida por estos antepasados a la hora de erigir sus casas y, además, refuerza la idea de que este enclave segoviano estuvo densamente habitado en aquella época, quizá por la importancia estratégica que reviste su ubicación en el fondo del valle del Eresma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos