Tres generaciones comparten experiencia sobre trabajo, maternidad y parejas

Las mujeres que intervinieron durante la jornada, todas ellas vecinas de Navas de Oro. /M. R.
Las mujeres que intervinieron durante la jornada, todas ellas vecinas de Navas de Oro. / M. R.

Unas 200 mujeres de varios pueblos se citan en Navas de Oro

MÓNICA RICONavas de Oro

Compartir saberes, vivencias de pasado, presente y futuro y sus diferencias fue el motivo que llevó ayer a casi dos centenares de personas, en su mayoría mujeres, a llenar el Centro Cultural de Navas de Oro, en una jornada organizada por la Diputación Provincial y a través del CEAAS de Cuéllar. Vecinas de Navas de oro, Juarros de Voltoya, Moraleja de Coca, Nieva, Coca, Codorniz, Aldeanueva del Codonal, Santa María la Real de Nieva, Martín Muñoz de las Posadas, Santiuste de San Juan Bautista y Rapariegos estuvieron arropadas en este acto por el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, el vicepresidente y diputado de Servicios Sociales, Miguel Ángel de Vicente, y otros miembros de la Corporación, además del alcalde de Navas de Oro, Ladislao González, que se encargó de abrir el acto recordando por qué el 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer y por qué el color morado se utiliza como reivindicación para este día.

También tomó la palabra Miguel Ángel de Vicente, quien apuntó que, además de la reivindicación general y global para reclamar los derechos, la Diputación ha querido celebrar un acto más pegado al territorio y rendir homenaje a todas aquellas mujeres «que tuvimos la suerte de conocer y que han sido maestras con su ejemplo, que aunque no han escrito su nombre en la historia, nos acompañan de su día a día y han permitido que las mujeres de hoy sean dueñas de su propio futuro».

Agradeció también la labor de los profesionales de los CEAS, afirmó que desde la Diputación seguirán trabajando por la igualdad, «porque no entendemos que en pleno siglo XXI un 50% de la población tenga que estar reclamando sus derechos» e invitó a las asistentes a que sigan obligando a las administraciones que realicen un esfuerzo para que la igualdad sea real, además de pedirles que nunca dejen de alzar la voz. Y así lo hicieron. La alzaron para contar sus experiencias en la que, en palabras de Lourdes Gómez, técnico en intervención comunitaria del CEAS Coca-Nava de la Asunción, era «una mesa de lujo». Ella fue la encargada de moderar un acto en el que las protagonistas fueron Bonifacia, Antonia, Servita, Raquel, Rosa, María José, Noelia y Cristina.

Más de medio millar de personas participan en los actos organizados en varias localidades

Ocho mujeres de entre 40 y 90 años de edad que compartieron con los asistentes cómo es su día a día, cómo lo fue en el pasado, a qué dificultades se enfrentan en la actualidad o cuáles han sido sus asignaturas pendientes. La dinámica comenzó con Lourdes Gómez presentando los perfiles de las ocho mujeres, habitantes de Navas de Oro, unos perfiles que previamente se habían trabajando desde los grupos de aulas sociales. Fueron las propias mujeres del público las encargadas de realizar las preguntas a las protagonistas.

Así, tres generaciones de mujeres analizaron los cambios surgidos en las últimas décadas, a través de momentos con las emociones a flor de piel, en las que la importancia del medio rural y cómo no cambiarían su vida se pusieron de manifiesto. Con opiniones encontradas en ocasiones y con unanimidad en otros temas, las protagonistas del encuentro analizaron las facilidades o dificultades que se encontraron o se encuentran en la sociedad a la hora de trabajar, tener hijos o participar en la vida comunitaria de su localidad.

Ejemplos como el de Bonifacia, que a sus 90 años aún le quedan fuerzas para escribir un libro, el de Raquel, que dejó la ciudad por el pueblo y no echa nada de menos de allí, de Antonia, que trabajó en El Pardo y la Zarzuela y a quien le triplicaron el sueldo durante la transición, de Servita, que es catequista con niños y voluntaria en la residencia de ancianos de Navas de Oro, fueron aplaudidos por todas las presentes.

Del mismo modo recibieron aplausos y elogios los casos como el de Rosa, ejemplo de la importancia del tejido social y presidenta actual de la Asociación de Mujeres Torrealta, o las jóvenes María José, Noelia y Cristina, que pusieron de manifiesto las dificultades existentes hoy en día para criar a los hijos y las facilidades (con respecto a sus madres) para hacerse hoy un hueco en la sociedad. «Hoy en día lo tenemos muy fácil, no te hace falta depender de un hombre. Salimos, trabajos fuera y dentro, tenemos un sueldo, un carné…», aseguraron. Así, abuelas, hijas y nietas analizaron los cambios experimentados por el género femenino a lo largo de las últimas décadas. A ellas y a todas las presentes quiso dirigirse el presidente de la institución provincial asegurando que «me sentía en la obligación de estar hoy aquí con vosotros, pero esa obligación pronto se ha convertido en una satisfacción al encontrarme rodeado de grandes ejemplos de vida como lo son todas y cada una de las mujeres que componen esta mesa, pero también de todas las que aquí habéis querido reuniros, en Navas de Oro esta tarde, para reivindicar un papel como mujeres que cada día transforman la sociedad en la que vivimos».

Durante el acto se tributó un homenaje a las maestras en los pueblos de la provincia

Esta actividad de ámbito comunitario, donde se ha tratado de fomentar los recursos culturales, sociales y laborales de las mujeres de la provincia, en relación con las mujeres que han vivido en diferentes tiempos y con la experiencia que las caracteriza ha contado con el apoyo de Francisco Vázquez, quien insistía en que «estos días de atrás he estado leyendo las historias de vida de todas vosotras y ciertamente me he dado cuenta de que todos debemos estar muy orgullosos de las mujeres que vivís en nuestros pueblos, porque sin lugar a dudas sois un espejo en el que mirarse para aprender a valorar lo que tenemos, sois el motor de vuestras familias, pero también habéis sido muy generosas en vuestra vida social y habéis dedicado parte de vuestro tiempo a dar sentido al día a día en diferentes rincones de nuestra provincia».

En este mismo acto, se rindió homenaje a mujeres que fueron maestras en los pueblos por su contribución a que «las mujeres de hoy sean dueñas de su propio futuro». Vázquez animó a todas las asistentes a mantener los programas que «nos enorgullecen tanto» como las Aulas de Manualidades y las Aulas Sociales, y que nunca dejen de alzar la voz para seguir demostrando que «vuestra experiencia, vuestras realidades y vuestros proyectos, cuentan».

Por otro lado, en la iglesia de San Miguel de Ayllón se celebró otra actividad en la que se invitó a los participantes a hacer un ejercicio colectivo de reflexión y confianza a través de compartir y plasmar experiencias personales relacionadas con la situación sociolaboral de las mujeres. En total, medio millar de mujeres participa en los actos organizados por la Diputación de Segovia en varios municipios

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos