Los bomberos retiran tejas de la cornisa del Policlínico para evitar desprendimientos

Edificio del antiguo hospital policlínico. /A. Tanarro
Edificio del antiguo hospital policlínico. / A. Tanarro

El edificio, propiedad del Estado, lleva abandonado desde el año 2008 y sin perspectivas de futuro

Los bomberos de Segovia revisaron al mediodía de ayer toda la cornisa de la cubierta del edificio del Policlínico (antiguo 18 de Julio), situado entre las calles San Agustín y Donantes y los jardines de Carlos Martín y Luis Martín García-Marcos, y retiraron algunas tejas que se encontraban fuera de lugar y corrían riesgo de desprendimiento. El objetivo de la intervención era aminorar riesgos, pues el edificio, abandonado desde el año 2008, sigue sin uso y el tiempo va haciendo mella en él. Fuentes del cuerpo de bomberos negaron que alguna de esas tejas haya llegado a caer. Fue, pues, una actuación meramente preventiva.

El destino del inmueble de la vieja policlínica 18 de Julio es motivo de queja y demanda ciudadana y puede volver a aflorar con motivo de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo. El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez, ya ha dicho por activa y por pasiva que se desconseja el uso sanitario del inmueble. El enésimo portazo de la Junta llegó el pasado año y reitera los motivos por los que ya zanjó en ocasiones anteriores la opción de recuperar su antigua función. La Administración regional sostiene que las condiciones de seguridad no son las adecuadas, porque el inmueble presenta patologías de importancia en la cimentación y en la estructura, y se requeriría una reforma económicamente inviable para poder devolverle ese uso que los ciudadanos exigen.

Por contra, la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública y la Plataforma en Defensa del Hospital Policlínico defienden el uso sanitario del inmueble y recuerdan que el Plan Especial de Áreas Históricas prevé la función sanitaria del edificio, propiedad del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.