Los bomberos forestales abogan por prevenir «todo el año», aunque no dé votos

Bomberos forestales participantes en el encuentro, durante una de las actividades celebradas este sábado en El Espinar. /Pedro Luis Merino
Bomberos forestales participantes en el encuentro, durante una de las actividades celebradas este sábado en El Espinar. / Pedro Luis Merino

Más de un centenar de profesionales procedentes de toda España participa en el cuarto encuentro nacional

QUIQUE YUSTESegovia

Pocos lugares existen en España mejores que El Espinar para acoger un encuentro nacional de bomberos forestales. Su ubicación, en el centro de la península, favorece el desplazamiento de bomberos de todo el territorio nacional dispuestos a pasar tres días en los que compartir experiencias, dificultades y opiniones sobre las necesidades de la profesión. Pero además, el marco que ofrece el Parque Nacional Sierra de Guadarrama con sus extensos montes sirve para contextualizar aún más un encuentro que desde hace cuatro años ha situado a El Espinar como su escenario ideal.

Con motivo del Día Internacional del Bombero Forestal que se celebra el 4 de mayo, más de un centenar de bomberos forestales se desplazaron hasta la localidad segoviana para participar en un encuentro que cada vez tiene más adeptos y más repercusión. Bomberos procedentes de todas las comunidades del territorio nacional, así como de Portugal o de países situados al otro lado del océano –un bombero se desplazó a El Espinar desde la Patagonia Argentina exclusivamente para participar en el encuentro– formaron parte de una cita que arrancó en la tarde del viernes y que se cerrará durante la jornada del domingo.

Homenaje a los que están y a los que no

Una de las actividades del encuentro más esperadas por los participantes fue la 'Marcha homenaje a los que se han ido. Homenaje a los que están», con la que se pretende recordar a los compañeros que dieron su vida en la defensa de los montes, pero también a aquellos que lo siguen haciendo en la actualidad. Así se celebró una marcha que concluyó con una escenificación teatral a cargo de la compañía Rebelarte junto al monumento de los bomberos forestales (inaugurado en 2016). Allí tuvo lugar un acto con elementos del bosque como faunos y ninfas, quienes lucharon contras las llamas de un incendio con la ayuda final de bomberos forestales.

Fue precisamente Roberto Sosa, el bombero procedente de Argentina, el encargado de ofrecer la primera de las conferencias, titulada 'Constitución y funcionamiento de una brigada de ataque inicial en Patagonia (Argentina)'. Las charlas continuaron durante el sábado, en las que se abordaron asuntos como la información en tiempo real a través de las redes sociales de los incendios forestales, o las nuevas estrategias para implicar a la sociedad frente a los incendios forestales. Mónica Carril, de Greenpeace España, alertó de que la población no conoce deberes y responsabilidades en materia de autoprotección, con «el 80% de los municipios en zonas de riesgo sin plan de emergencias».

Pero además de compartir reflexiones o teorías sobre los incendios forestales, el encuentro también perseguía otros objetivos. «Es un día que se dedica a homenajear a los que están y a los que no están, pero también a la unión del colectivo y a dar difusión a nuestro trabajo», explicó Pablo González, presidente de la Asociación de Trabajadores de las BRIF (ATBRIF). «Se trata de generar un punto de encuentro, un foro abierto de discusión y así poder encontrarnos los muchos y variopintos dispositivos que hay en el país», declaró. «Al final compartimos experiencias, vemos diferencias, comparamos, compartimos y nos conocemos», añadió. Con ese objetivo está prevista una ruta guiada por Gonzalo Madrazo (profesor de Geografía de la Universidad Complutense), Cipriano Dorrego (agente medioambiental) y Cristina Montiel (catedrática de Geografía en la Universidad Complutense) por el Monte Dehesa de la Garganta, en el que se analizarán y explicarán los incendios forestales históricos –así como sus causas e impacto– y se caracterizarán los nuevos escenarios territoriales de riesgo o vulnerabilidad frente a incendios forestales.

Diferentes situaciones

El encuentro nacional de bomberos forestales también sirve para reivindicar mejoras en la profesión, aunque las situaciones a lo largo del país son tan distintas como administraciones competentes existen para gestionar los montes. «La situación es muy variopinta porque en cada comunidad autónoma hay una administración diferente, incluso llevada por empresas. Es algo muy delicado y heterogéneo», subrayó González. No obstante, existen demandas que son comunes en todos los territorios. «Trabajar todo el año, la categoría profesional de bombero forestal, la segunda actividad para la gente que no puede continuar con esto, más dinero porque es una profesión de riesgo muy mal pagada...» son algunas de las reclamaciones de ATBRIF. «Es una carrera de fondo y muy larga. Hay comunidades más avanzadas que otras, y en aquellas que se avanza lo hacen muy lentamente». No es el caso de Castilla y León, sostuvo González, quien afirmó que es la región «con el dispositivo más precario de toda España».

Por último, González también alertó acerca de la cada vez mayor superficie forestal consecuencia del abandono rural. «Si hay mas superficie los incendios serán más grandes. La prevención tiene que estar todo el año y no hay que abandonarla. Pero en eso no se avanza por no da votos».