Los bomberos alertan del riesgo de incendios en las parcelas de la ciudad que están sin desbrozar

Vegetación abundante de crecimiento espontáneo en las fincas de las antiguas huertas situadas entre las calles AntonioCoronel y Cardenal Zúñiga. /A. Tanarro
Vegetación abundante de crecimiento espontáneo en las fincas de las antiguas huertas situadas entre las calles AntonioCoronel y Cardenal Zúñiga. / A. Tanarro

Recuerdan que los propietarios de fincas rústicas cercanas al casco urbano o de la ciudad sin edificar tienen la obligación de limpiar el terreno

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Desde hace unos años, en las huertas abandonadas de la calle Antonio Coronel, en el barrio de San Lorenzo, cada primavera se ven varios ejemplares equinos (otras veces caballos, este año tres burros) que llevan los propietarios del terrenos para al pastar los desbrocen. Suele dar resultado. Pero este año la vegetación es más abundante. Los tres animales no pueden comer tanto como para que la parcela quede limpia y los propietarios, probablemente, tendrán que segar. Su aspecto es muy parecido al de todas las fincas situadas en los límites del casco urbano de Segovia, en los dos valles y en solares sin edificar dentro y fuera de la ciudad. de ahí que, como cada año al llegar el verano, el Ayuntamiento recuerde a los propietarios la obligación de desbrozar sus fincas.

Las lluvias, insistentes toda la primavera, parece que han cesado. Ahora subirá la temperatura y el calor comenzará a agostar la maleza, que ha proliferado en cada suelo, y hasta en las rendijas de las construcciones. José Luis del Pozo, jefe del Servicio de Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Segovia, adivina un verano complicado. Estima que el riesgo de incendios, que suele aumentar en agosto y septiembre, será mayor que otros años porque no será posible retirar toda la vegetación espontánea, que ha crecido mucho esta primavera. Hay un mayor riesgo potencial. Y el peligro será mayor si, como suele en verano, llegan las tormentas y los episodios de calor elevado.

Recuerda Del Pozo que los propietarios de las fincas rústicas, que lindan con el casco urbano o próximas, y de las urbanas situadas dentro de la ciudad con superficies abandonadas o sin edificarestán obligados a desbrozarlas, a retirar la abundante maleza, como establece la Ordenanza Municipal de Parques y Jardines. Un ejemplo notorio son las parcelas del sector 1, las que están libres en el barrio de Comunidad de Ciudad y Tierra.

Es en estas donde hay riesgo, además de otras en las que el Ayuntamiento suele requerir a los propietarios que actúen, como en las situadas junto a la carretera de San Rafael y la antigua carretera de Villacastín, en el triángulo ente la calle de San Gabriel y la avenida Padre Claret, en las de SanLorenzo, las Lastras, Nueva Segovia o La Albuera, donde predomina el color verde y en las que es necesario tomar más precauciones por su proximidad a las edificaciones. Y la obligación, como es lógico, se extiende también a las zonas ajardinadas y espacios libres de las urbanizaciones privadas.

Requerimientos y multas

Todos los años, la mayoría de los propietarios cumple con sus obligaciones, pero si no lo hacen a pesar de los requerimientos, pueden ser sancionados. Las multas, según el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León, pueden ascender al 10% de la valoración de los trabajos que se establezca, pero son compatibles con las sanciones por infracción grave de la ordenanza que oscilan entre 301 y 1.500 euros.

Claro que las tareas de desbroce no pueden realizarse todavía. Habrá que esperar a que el calor seque las plantas, pues de otro modo se embozaría la maquinaria.

En los terrenos y parques y jardines municipales, señala el jefe de los bomberos, el Ayuntamiento actúa de oficio. Son sobre todo las fincas situadas en las laderas del parque del Cementerio hasta las casas de San Gabriel, en toda la parte posterior del barrio de La Albuera hasta el camino de Las Arenas, y el Alto Clamores, entre el colegio de Nueva Segovia y los alrededores del Castillo y el camino de Baterías, y El Pinarillo. Otros años, la Concejalía de Medio Ambiente ha llegado a un acuerdo con un pastor para llevar un rebaño de ovejas al Parque de la Dehesa y otras zonas de la ciudad, para aprovechar su voracidad y reducir la vegetación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos