Billetes con destino a la cohesión del territorio

Un hombre fotografía la locomotora del tren histórico de los 130 años de la línea Villalba-Segovia, este sábado. /Antonio de Torre
Un hombre fotografía la locomotora del tren histórico de los 130 años de la línea Villalba-Segovia, este sábado. / Antonio de Torre

Un viaje en tren a la memoria colectiva conmemora los 130 años de la línea ferroviaria entre Villalba y Segovia

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El tren anunció con el silbato su llegada puntual a los andenes de la estación vieja de Renfe. El reloj marcaba las 11:32 de este sábado. No era uno de los habituales convoyes que circulan cada día casi vacíos; los vagones iban llenos, repletos con 209 pasajeros, algunos de los cuales entonaban a coro 'El baúl de los recuerdos' de Karina conforme se apeaban en la vía de la vetusta terminal.

La banda sonora elegida iba que ni pintada para la ocasión. El viaje conmemoraba los 130 años de la línea entre Villalba y Segovia. Quienes sacaron el billete sabían que el destino al que se dirigían era el de redescubrir una parte de la historia del ferrocarril que discurre por este corredor serrano. Fue un viaje a la memoria colectiva, montados además en el propio legado, en unos compartimentos «de lujo», como apuntaron organizadores de Amigos del Ferrocarril de Villalba, impulsores de este viaje emotivo y reivindicativo.

El responsable de esta asociación de aficionados y defensores del tren convencional, Francisco González, subrayó que iniciativas como la de este sábado «revalorizan el ferrocarril como medio de cohesión del territorio y su papel básico en el desarrollo económico de los pueblos en los que paraba». Además, ese billete (10 euros ida y vuelta) también tuvo fines solidarios, ya que la recaudación irá destinada a alguna causa benéfica.

Los vagones de maderas nobles, acabados en bronce y la marquetería rezumaban señorío. Los cuatro centrales se fabricaron entre los años 1928 y 1929, indicó Juan José Peña, uno de los expertos de la asociación de Villalba. Estos coches circularon por algunos de los corredores más emblemáticos de Europa.

Otro de los vagones fue adquirido por el Estado para hacer un tren de lujo entre Málaga, Sevilla y Granada. Su caro mantenimiento lo retiró de la circulación, aunque en los años 60 lo recuperó el por entonces Ministerio de Transporte para reconvertirlo en un elegante espacio de reuniones con alojamiento para ocho personas. La locomotora, del año 1967, también tiene historia. Renfe encargó un concurso a mediados del siglo pasado para adjudicar la fabricación de máquinas bitensión adaptadas a la nueva línea, y se decantó por la oferta llegada de Japón.

 

Fotos

Vídeos