Bernardos recreará la boda de Juan Bravo y María Coronel 500 años después

Presentación de la recreación histórica, ayer en el Centro Didáctico de la Judería. /A. de Torre
Presentación de la recreación histórica, ayer en el Centro Didáctico de la Judería. / A. de Torre

«Queremos reivindicar que los pueblos de Segovia tuvieron un pasado tan brillante como la ciudad», afirma José Ubaldo Bernardos, profesor de la UNED

MARÍA SOPENASegovia

El 4 de agosto se celebrará el quinto centenario de la boda de Juan Bravo y María Coronel. Ella, hija de Íñigo López Coronel y nieta de Abraham Seneor, y él, soldado de fortuna y viudo de Catalina del Ríos, tras este matrimonio pasa a ser una persona con mayor relevancia. La familia Coronel, judíos ennoblecidos por los Reyes Católicos, poseían un extenso patrimonio, por lo que celebraron una boda de alto coste para esa época y, como era tradición en Castilla, la unión se celebró en el lugar donde vivía la novia, Bernardos. «Lo importante en esa época no era el matrimonio, sino las relaciones que se tejían con él» aclara José Ubaldo Bernardos, doctor en Historia Moderna por la Universidad Autónoma de Madrid y actualmente profesor de Historia Económica en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). El 4 de agosto de 1519 tuvo lugar la firma de unas capitulaciones en las que se detallan los bienes que Juan Bravo recibiría por parte de la familia Coronel, lo cual le concedió aún más preeminencia.

La celebración del aniversario del matrimonio tendrá lugar en Bernardos, donde se celebró en 1519, con unas actividades que se llevarán a cabo hasta el día 10 de agosto y que empezaron el pasado 17 de junio. «Queremos reivindicar con esta celebración que los pueblos de Segovia tuvieron un pasado tan brillante como la ciudad, porque la ciudad precisamente se nutría de la riqueza de los pueblos», afirmó Ubaldo. El programa arrancó con dos exposiciones, una que estará disponible hasta el día 23 de julio en el Archivo Provincial de Segovia y otra que se inaugurará el 27 de julio en la sala del Ayuntamiento de Bernardos. Esta, que mostrará el pueblo en la época de la familia Seneor Coronel (1450-1550), estará abierta durante los meses de julio y agosto en horario de fin de semana. Ese mismo día a las 20:00, como acto de inauguración de la exposición, se celebrará una charla a cargo del historiador Efrén de la Peña.

El 3 de agosto es el día de la gran celebración, la boda. La jornada comenzará con la recepción de los invitados y la apertura del mercado, en la Plaza Mayor. Habrá exhibiciones de vuelo de aves rapaces en el parque municipa, y a las 19:30 comenzará la teatralización del enlace y de otras fases de la vida de María Coronel, a cargo de treinta actores aficionados del grupo de la Asociación Cultural y Deportiva de la Virgen del Castillo. También será importante la colaboración de los vecinos del pueblo de Bernardos como figurantes. Aparte de los papeles principales de María Coronel y Juan Bravo, tendrá mucha importancia el personaje de Pablo Coronel, apoyo de María tras la derrota de Villalar y catedrático de Ebreo en Salamanca,como muchos otros miembros de su familia. Los Coronel tenían una gran altura intelectual y cultural para su época. Como en toda boda, se celebrará un convite en la Plaza Mayor en honor a los recién casados. Por la noche tendrá lugar una actuación musical a cargo de Pablo Zamarrón.

El 4 de agosto, a las 20:00 horas, habrá un concierto del grupo de música antigua Collegium Musicum en un enclave muy significativo para el pueblo, la ermita de la Virgen del Castillo. Para cerrar el programa de este festejo, para el 10 de agosto, a las 11:00, está programada una excursión a la ermita de Pinillos de Pestaño, lugar donde la familia Coronel tenía muchas propiedades. La visita la llevará a cabo la Asociación Cultural y Deportiva de la Virgen del Castillo.

Mucha implicación

José Ubaldo explicó ayer que los habitantes de Bernardos, tras la celebración de varias reuniones, «nos empujaron a celebrar este festejo proponiéndonos muchas ideas» y queriendo ser partícipes de todas las actividades.

«Somos pueblos y ciudades que viven presos o melancólicos de la historia», afirmó la concejala Claudia de Santos, quien señaló que en los últimos tiempos «hay que tener clara la necesidad de mirar al pasado para que nos sirva de trampolín para ganar el futuro». Y eso, dijo De Santos, es lo que están intentando hacer los vecinos de Bernardos: revivir un acontecimiento histórico «que nos da identidad y que nos une».

Temas

Uned