La banda de El Espinar mantiene la protesta de 'instrumentos caídos' a la espera de un acuerdo

Reunión entre miembros de la banda de música y del equipo de gobierno. /Pedro L. Merino
Reunión entre miembros de la banda de música y del equipo de gobierno. / Pedro L. Merino

El tradicional concierto de Navidad está en el aire

ÁLVARO GÓMEZ Segovia

La junta directiva de la banda de música de El Espinar y el Ayuntamiento del municipio buscan la mejor solución para acabar con el parón de actividad de la agrupación. Según la asociación cultural, se están acercando posturas, pero el equipo municipal de gobierno considera que es el Ayuntamiento el único que se está mostrando interesado en valorar la propuesta de la otra parte. En una reunión celebrada en la noche del jueves, en la que estuvo presente la totalidad de la junta directiva, miembros de la banda y representantes del equipo de gobierno, se debatieron las diferentes posibilidades para la contratación de la dirección tanto de la agrupación como de la Escuela de Música.

La opción que la agrupación defiende, y que cobra fuerza tras la reunión celebrada en el Ayuntamiento, es la de incorporar a la escuela una asignatura que incluya 'banda elemental', de cierto nivel, y 'banda profesional', de mayor exigencia. Los miembros de la agrupación se matricularían en la escuela y se establecería como requisito que sea el director de esta quien tuviera entre sus obligaciones encargarse de la asignatura. Si es viable y tiene cabida en la reglamento municipal y en los estatutos de la Escuela de Música, la concejala ConcepciónRubio declara que lo llevarán a cabo si no surge ningún problema.

No obstante, Rubio advierte de que el proceso puede ser largo porque es necesaria la modificación de la ordenanza, su publicación y la aprobación en el pleno. En este sentido, la concejala recuerda que «gobernamos en minoría y necesitaríamos el apoyo o la abstención de alguno de los grupos de la oposición». En el mejor de los casos, la concejala calcula que el plazo mínimo será de tres o cuatro meses, «y me atrevería a decir que lo más apropiado es que se alargue a cinco o seis».

El presidente de la banda de música de, Miguel Fernández, subraya que «hasta que no haya movimientos oficiales y sólidos que sigan esta línea no retomaremos la actividad». Está por ver cuáles serán las próximas medidas del Ayuntamiento y qué considera la agrupación necesario para retomar la actividad, porque, según indica Fernández, para preparar un concierto es necesario ensayar tres meses antes. De esta manera, es difícil calcular cuándo volverán a los escenarios, pero incluso con una acción firme del Ayuntamiento a lo largo de estos días, el representante de la agrupación duda de poder llevar a cabo el concierto de Navidad.

Aunque es consciente de que los trámites legales necesarios para adecuar la normativa de la escuela a la propuesta planteada podrían tardar un tiempo, Fernández considera que «al final sería más sólido y daría más ánimo a tener un mayor recorrido en el futuro». Para el representante de la agrupación, «nos animamos todos aprovechando la buena voluntad, que es intentar buscar soluciones, arrimar el hombro y sobre todo desatascar la situación en la que estamos de parón y junta dimitida». No comparte esa opinión la concejala Concepción Rubio, quien recalca que «no hemos acercado posturas porque ellos siguen siquiera sin valorar la oferta municipal y en lo único que nos hemos acercado es en que el Ayuntamiento está valorando su propuesta».

Ante el deseo de la agrupación de que sea la misma persona quien dirija las dos instituciones, el Consistorio proponía contratar al director de la escuela y que la junta directiva hiciera lo propio con esa misma persona como director de la banda musical. «Esa opción tiene sus dificultades porque estamos supeditados a que el director de la escuela quiera contratarnos a nosotros», explica Miguel Fernández, quien indica que «la banda tiene mucho trabajo, muchas actuaciones al cabo del año que son comprometidas ,y a lo mejor esta persona no esta por la labor». Fernández también subraya que es posible que el perfil que se exige para ser director de la escuela podría no corresponder al necesario para dirigir la banda. «Es una opción muy frágil, muy vulnerable. A lo mejor a los 3 ó 4 meses nos puede rescindir el contrato y quedarnos sin esa única cabeza», destaca el presidente de la asociación cultural.

Convocatoria de una plaza

Fue a principios de mes cuando la banda de música de El Espinar decidió parar la actividad a raíz de las desavenencias que mantiene con el Ayuntamiento. La gota que colmó el vaso fue el anuncio del Consistorio de convocar una plaza para ocupar la gestión de la Escuela de Música y desligarla de la dirección de la agrupación por primera vez. La asociación cultural que ampara el funcionamiento de la banda siente la formación queda en una situación vulnerable al verse «apartada y despojada» del director de la Escuela de Música. La concejala de Cultura, Concepción Rubio explicó que esta desvinculación obedece al cumplimiento de la legalidad ahora vigente en cuanto a la contratación.

La directiva de la banda pidió al Consistorio de El Espinar que en la convocatoria de la plaza para la dirección del centro quede integrada la banda como formación instrumental dentro del programa educativo, algo que se viene dando desde hace 78 años.

 

Fotos

Vídeos