El Ayuntamiento tiene ya redactado el proyecto para urbanizar el campus de la UVA

Trabajadores en las obras de la segunda fase del campus de la UVA en Segovia, ayer. /A. de Torre
Trabajadores en las obras de la segunda fase del campus de la UVA en Segovia, ayer. / A. de Torre

El Consistorio y la entidad académica tratan de definir la siguiente fase, consistente en residencias para alumnos y pistas deportivas

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La buena sintonía que desprenden las relaciones entre el Ayuntamiento de Segovia y la Universidad de Valladolid (UVA) se refleja en las encuentros que mantienen ambas partes para avanzar en la construcción del campus María Zambrano y de otras instalaciones necesarias para apuntalar la presencia de la institución académica en la capital y consolidar el reclamo de Segovia como referente universitario de puertas afuera. Ese foco demanda un entramado de servicios lo más atrayente posible, por lo que después del acabado de la segunda fase del complejo educativo se tendrán que abordar otras actuaciones.

La inminente será la urbanización de la zona del campus de la UVA. Según las explicaciones de la alcaldesa, Clara Luquero, y del vicerrector, Juan José Garcillán, quien prefiere que no se hable de una 'tercera fase', el proyecto «está prácticamente redactado». Mientras tanto, ambas partes mantienen reuniones para «definir y tener claro lo que se quiere hacer» en el entorno del edificio María Zambrano, una vez concluyan las obras que actualmente prosiguen para completar la construcción, ha precisado el responsable segoviano de la UVA.

Garcillán reitera que el plazo de entrega de la obra por parte de la empresa que ejecuta la edificación de la segunda fase se mantiene en finales de junio de este año.

Por su parte, ambas instituciones apuntan que la dirección facultativa de la obra de la Universidad de Valladolid tendrá que consensuar futuras intervenciones con el Consistorio de la capital y escuchar las limitaciones, propuestas o sugerencias que haga.

Lavado de cara para la zona

Cuando se retomó el desarrollo de una segunda fase más modesta del complejo académico gracias a la inyección económica de la Junta de Castilla y León, hace casi tres años, el Ayuntamiento ya bosquejó la intención de lavar la cara del entorno urbanístico en el que se ha levantado el campus público. Esos planes van encaminados a «cambiar radicalmente» la fisionomía de la zona del Antiguo Regimiento, señaló entonces la regidora, con la voluntad de convertir este sector de reminiscencias militares en el «núcleo del latido educativo, social, cultural y económico» de Segovia, apostilló Clara Luquero en abril de 2015.

La máxima responsable municipal se refería a la creación de dotaciones para la Universidad, como la construcción de una residencia estudiantil o la instalación de infraestructuras deportivas. Ese cambio radical incluía también una nueva calle entre Coronel Rexach y General Santiago, y equipar de una serie de nuevos servicios a la zona de los que se beneficiaría el campus.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos