El Ayuntamiento mantiene la presión fiscal con el apoyo de Centrados

Bayón, muy emocionado en su despedida, recibe el gesto de cariño de la alcaldesa/Antonio Tanarro
Bayón, muy emocionado en su despedida, recibe el gesto de cariño de la alcaldesa / Antonio Tanarro

El debate de la enmienda del PP fue rechazado «por carecer de los informes técnicos previos necesarios», según el equipo de gobierno

ÁLVARO GÓMEZSegovia

Las tasas e impuestos públicos del próximo año se mantendrán igual que hasta ahora a excepción de la bajada en la licencia ambiental de grandes superficies, que elimina el pago a partir de los 5.000 metros cuadrados. De esta manera, el equipo de gobierno pretende favorecer la implantación de nuevas empresas en la ciudad, pues el actual impuesto «puede convertirse en un inconveniente para que no vengan», según explicó el hasta ayer concejal de Hacienda, José Bayón, que abandona el Ayuntamiento para incorporarse a la estructura del Gobierno de Pedro Sánchez como consejero delegado la Empresa Nacional de Innovación (Enisa), dependiente del Ministerio de Industria, Ciencia y Tecnología.

El grupo socialista consiguió sacar adelante su propuesta de congelación de la práctica totalidad de las ordenanzas fiscales con el apoyo de Centrados en Segovia, el voto en contra del Partido Popular y Ciudadanos y la abstención de Izquierda Unida. La enmienda presentada por el grupo popular, que proponía reducir varios impuestos, entre ellos el IBI, el de construcciones, instalaciones y obras o las tasas del agua y de basuras, ni siquiera se llegó a debatir al no contar con los informes técnicos correspondientes, según indicó la alcaldesa, Clara Luquero. Este rechazo provocó el enfado del concejal Javier Encinas, quien criticó «trato desigual» al recordar que el año pasado Izquierda Unida condicionó la aprobación de las tasas a una modificación del impuesto del agua «que se realizó en 48 horas».

El Ayuntamiento estudiará la instalación de remontes mecánicos

Los grupos de la Corporación municial aprobaron por unanimidad destinar una partida presupuestaria para elaborar los estudios pertinentes para el proyecto de implantación de accesos mecánicos en las actuales escaleras que unen el Paseo del Salón y San Millán. La medida se extiende a otras dos zonas de la ciudad tras las coincidencias de los diferentes portavoces en el debate, donde concordaron en la necesidad de realizar el estudio en el barrio de El palo Mirasierra y en la conexión entre la calle Gascos y Vía Roma. Estos tres puntos sirven de inicio pero según Clara Luquero es «un punto de partida» y en los próximos años podrá realizarse en otras partes de Segovia. Centrados e Izquierda unida presentaron la moción en conjunto y sus portavoces defendieron las ventajas de este tipo de infraestructuras. Según Angel Galindo, «favorecen la movilidad y la accesibilidad» además de reducir el tráfico en el casco histórico según indica. Por su parte, los concejales de Centrados recordaron que esta medida reduciría el tiempo de los vecinos de San Millán en el acceso al centro, donde es necesario acudir para realizar cualquier tipo de tramitación en el Ayuntamiento, los juzgados u otros edificios institucionales. La concejala Esther Bermejo incidió en que la implantación de esta infraestructura «es una cuestión de favorecer la vida de los ciudadanos». Bermejo remarcó que es necesario realizar el estudio entre otras cosas por la obligación de respetar las aprticularidades de una ciudad Patrimonio de la Humanidad. Juan Antonio Miranda, concejal del Partido Popular, impulsó la necesidad de extender estas medidas a otros barrios y, en este sentido, coincidió Paloma Maroto, concejala de Obras Servicios e Infraestructuras. «Las escaleras para subir de la calle Gascos a Vía Roma son mortales para la gente de cierta edad», denunció la encargada del área. Maroto anunció que el próximo paso es realizar el estudio particular de cada zona para «adaptarlo al patrimonio y las características».

Por su parte, el portavoz de la coalición de izquierdas, Ángel Galindo, señaló que la enmienda presentada por los populares obedecía más al propósito de «justificar el voto en contra» que al interés en que disminuyan los impuestos. «Hay que ser más serios y no hacer demagogia», señaló Galindo, quien considera que los cambios que proponía el grupo mayoritario de la oposición requieren más tiempo de trabajo y ser consensuados por los grupos. «Esto puede convertirse en un mercadeo» si cada agrupación «propone una cifra sin saber cómo va a afectar», advirtió Galindo, quien también recrimina a los populares proponer la modificación de la tasa de basura cuando los grupos habían acordado que esta cuestión no iba a tratarse antes del pliego. «Entiendo que lanzan toda la artillería en época electoral», sentenció.

Cosme Aranguren, portavoz de Centrados, grupo que votó a favor del mantenimiento de las ordenanzas fiscales para 2019, mostró su disconformidad con no poder debatir la enmienda del PP puesto que «nos gusta el debate, es positivo, rechazarlo por cuestiones de forma no es de recibo». Aranguren también cuestionó a Galindo por tachar de «mercadeo» la propuesta popular puesto que «el año pasado pactó la modificación de la ordenanza en 48 horas sin estudio».

Polémica con el IBI

En cuanto al contenido de la ordenanza para el próximo año, los concejales del PP hicieron hincapié en que Segovia es la octava capital de España con el IBI más alto y la segunda en la región. Este mismo argumento fue utilizado por María José García Orejana, portavoz de Ciudadanos, grupo que votó en contra de las ordenanzas fiscales, puesto que «el IBI es de los más altos de España» y «aunque ponen como pretexto el catastro, no dicen que el pico que añade el Ayuntamiento es el 0,48% y el mínimo está establecido en 0,40». Ciudadanos votó en contra de la propuesta de ordenanzas fiscales al considerar que «las tasas e impuestos son muy altos, y así lo demuestran los remanentes», según indicó García Orejana. La concejala criticó que este año el equipo de gobierno no haya informado sobre los ingresos y gastos de la tasa del agua «escudándose en que son estimaciones», cuando en las mismas fechas de 2017 sí se ofrecieron estos datos.

Bayón respondió a las críticas mencionando el 'ranking' que mantiene Segovia en varios impuestos. «No solo están en la media, sino que estamos por debajo en los principales», aseguró. También recalcó que el valor catastral es alto al igual que en el resto de ciudades pequeñas.

 

Fotos

Vídeos