El Ayuntamiento de La Granja media en una queja contra el restaurante del centro de jubilados

Entrada al centro de la Asociación de Jubilados San Luis, en el Real Sitio de San Ildefonso. /Antonio de Torre
Entrada al centro de la Asociación de Jubilados San Luis, en el Real Sitio de San Ildefonso. / Antonio de Torre

«No hay ningún problema de salubridad o de higiene», asegura de manera categórica el alcalde del Real Sitio, que en la noche del domingo declaró el cierre cautelar

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

«Las redes sociales son una extraordinaria vía de información, pero también pueden ser una extraordinaria vía para la intoxicación, y no precisamente alimenticia». El alcalde del Real Sitio de San Ildefonso, José Luis Vázquez, resume así el conflicto desatado en Facebook con respecto al servicio prestado en el restaurante del Centro de Jubilados San Luis. Tras reunirse con las partes implicadas -es decir, con la junta directiva de la asociación y la concesionaria del bar y restaurante-, los responsables del Ayuntamiento dan por zanjado el asunto suscitado por una queja de unos comensales, socios del centro.

En la noche del domingo, el Consistorio decidió mediar en el conflicto y llamar a los implicados para saber «los extremos del contenido de la queja» para reunirse este lunes por la mañana. Asimismo, el Ayuntamiento tomó cartas en el asunto y procedió al cierre cautelar del restaurante hasta que se aclarase lo ocurrido. Coincidió que este lunes es el día de descanso y que el establecimiento no abre.

Discrepancia por «el trato»

El alcalde del Real Sitio asegura que, una vez conocidas las versiones de las partes, «no existe ningún problema de higiene o de salubridad», tal y como se había insinuado en alguna de las quejas lanzadas en las redes sociales. «Está resuelto», incide el regidor. Tras escuchar a la Asociación de Jubilados San Luis y a la representación de la concesionaria del comedor, José Luis Vázquez concluye que «la discrepancia es propia de un hecho aislado que tiene que ver con la queja de un usuario por el trato».

«No hay motivos para la alarma social», hace hincapié el alcalde. Así pues, esa clausura cautelar ha quedado sin vigencia alguna y el establecimiento reabrirá con normalidad este martes para prestar el servicio que viene ofreciendo.

Harina de otro costal es lo que quiera hacer la junta directiva de la asociación con la concesión actual, cuya vigencia expira el día 31. La organización es la que tramita esta adjudicación a raíz del convenio firmado en su día con el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso, explica el alcalde.