El Ayuntamiento de Segovia estudia suavizar las líneas de las terrazas en la zona histórica

Una de las terrazas con los límites marcados./Antonio Tanarro
Una de las terrazas con los límites marcados. / Antonio Tanarro

La alcaldesa mantiene que es necesario delimitar los espacios para uso hostelero en las calles, pero admite posibles cambios con líneas «más discretas»

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La delimitación de las terrazas de hostelería, con líneas blancas que enmarcan cada uno de los espacios, justo cuando empieza la temporada alta ha causado sorpresa, y no solo el malestar entre los empresarios del sector. Hay también ciudadanos que se preguntan si la llamativa pintura blanca que se ve en el pavimento es adecuada en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Y esta reflexión y las quejas de los hosteleros han motivado que el Ayuntamiento haya decidido, si no reconsiderar, al menos estudiar un cambio para las terrazas de las zonas monumentales.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, no quiere polémicas. Pero mientras el nuevo presidente de los hosteleros, Roberto Moreno, y la concejala de Obras y Servicios, Paloma Maroto, estudian la manera de conjugar los intereses del sector y los de delimitar las superficies concedidas, Luquero explicó este domingo que cuando están montadas las terrazas las líneas blancas de pintura apenas se notan, e insistió en la necesidad de delimitar la ocupación porque «la vía pública es de todos» y los espacios tienen que estar acotados, para que en determinados momentos no se sobrepasen, como suele ocurrir cuando hay mucho público.

Reconoció la alcaldesa que cuando el mobiliario de las terrazas está retirado «se ven mucho los recuadros» y comentó que, ante las quejas, «el Ayuntamiento va a estudiar la posibilidad de que en determinados entornos monumentales o históricos las líneas sean un poco más discretas».

Un color más suave

Insistió Luquero en que la Concejalía de Obras y Servicios ha decidido pintar los límites de las terrazas «con la mejor voluntad para acotar el espacio al que tienen derecho los hosteleros por el pago de las tasas, pero lo que hacemos es defender el interés general para que sea ese espacio el que se use y no haya abusos. Es decir, poner orden en este aspecto». Pero admitió la posibilidad de hacer alguna variación. Según dijo, quizá en las zonas históricas la pintura podría ser de otro color más suave, como un gris que no resalte tanto en el pavimento.

El temor de algunos hosteleros es que las líneas tan rotundas como las que se pintaron la semana pasada puedan inducir a una mayor severidad al aplicar sanciones por exceder los límites, o a que se llegue a levantar a clientes que estén sentados fuera del espacio marcado.

El pasado jueves, el presidente de los hosteleros indicó que iba a pedir a la concejala del área, Paloma Maroto, un poco más de flexibilidad con un sector que contribuye «sobremanera» a la economía local. «Nos parece bien que se señalice, pero como se venía haciendo, no de esta manera, y le trasladaremos a la concejala el compromiso de cumplir con la legalidad vigente», afirmó Moreno.