El Ayuntamiento de Cuéllar adjudica en 102.547 euros el contrato de limpieza de los colegios

Aula de Infantil de uno de los colegios cuya limpieza realizará la empresa Royal Clean SL./M. R.
Aula de Infantil de uno de los colegios cuya limpieza realizará la empresa Royal Clean SL. / M. R.

La empresa Royal Clean SL comenzará a prestar el servicio esta misma semana con el contrato vigente hasta el 30 de junio

MÓNICA RICOCuéllar

La empresa Royal Clean SL, radicada en la localidad vallisoletana de Laguna de Duero, se hará cargo a partir de esta semana de la limpieza de los centros escolares de educación Infantil y Primaria del municipio, San Gil, Santa Clara y La Villa. La adjudicataria del contrato que firmará con el Ayuntamiento de Cuéllar cuenta con una dilatada experiencia en el y desde el inicio de su actividad empresarial, en 2004, ha dirigido la prestación de sus servicios a un colectivo muy variado de clientes; no es la primera vez que se presentaba a la licitación de los colegios de Cuéllar, aunque no se ha hecho cargo del servicio hasta este año.

A la licitación se presentaron cuatro empresas y la adjudicataria, por un importe de 102.547 euros, ya ha presentado la documentación y el aval necesarios . Royal Clean se encarga también del servicio en distintos municipios de las provincias de Segovia y Valladolid.

La concejala de Personal, Lucía Arranz, recordó que el pliego para la contratación del servicio este año se ha retrasado, y atribuyó esta circunstancia a dos cuestiones, una es el cambio de gobierno municipal y la falta de 'rodaje' de los nuevos concejales en los asuntos municipales: «Teníamos que ponernos al día de los temas», apuntó Arranz, y señaló además que en años anteriores era una cuestión que se venía estudiando desde meses antes, mientras que el nuevo equipo de gobierno «hasta casi julio no nos pudimos poner a trabajar».

La segunda razón es que, el Ayuntamiento cuellarano barajaba distintas maneras de contratar el personal de limpieza, y optó por mantener reuniones con las actuales limpiadoras y escuchar su posición, puesto que desde el Consistorio «queríamos lo mejor, tanto para los colegios como para ellas».

Acuerdo temporal

A pesar de este retraso, Arranz apuntó que la limpieza se ha realizado gracias a un acuerdo con la empresa Sagana, encargada del servicio durante el curso pasado. Así, ha sido la responsable de ejecutar una limpieza de los colegios en las áreas que iban a utilizar los profesores en los primeros días de septiembre, según se le encomendó a finales de agosto.

El Ayuntamiento también contrató una empresa especializada para que realizara una limpieza de obra en el colegio San Gil, en algunas de cuyas aulas se han cambiado las ventanas. «Entendemos que una obra trae polvo y suciedad durante tiempo, por lo que esas aulas se limpiarán con más ahínco», explicó la concejala, y puntualizó que se ha escogido a la empresa Sagana porque se comprometía a contratar a las mismas trabajadoras (son once en estos momentos), y «estamos velando por su estabilidad laboral».

Además, Sagana realizó una última limpieza a mitad de la semana en la que los profesores ya estaban en las aulas, pero siempre antes de que entraran los alumnos. De hecho, la concejala Montserrat Sanz se encargó de visitar los colegios para comprobar que estuvieran limpios antes del lunes del inicio de curso.

Traspaso

Esta semana se realizará el cambio de titularidad del contrato de una empresa a otra, y en los próximos días será Royal Clean la que comience la limpieza de los centros. Arranz apuntó que técnicamente no se notará ningún cambio, pues en la actualidad Sagana realiza las tareas con la misma plantilla y «la limpieza no va a ser pausada en ningún momento ni va a haber deficiencia».

Además, Sanz informó de que la intención municipal es que durante el próximo verano se pueda realizar una limpieza mínima de los centros educativos, con el fin de que en septiembre «no nos encontremos con una suciedad excesiva de un espacio que se ha abandonado durante dos meses». Al respecto señaló que las trabajadoras habían manifestado que antes los contratos se extendían hasta el 30 de junio, pero en los últimos años concluían con el curso. Por eso pidieron esa semana extra «en la que pueden hacer una limpieza mejor, porque no se ensucia y ellas van limpiando y no lo tienen tan acumulado cuando empiecen el 1 de septiembre».

La reclamación la ha escuchado el Ayuntamiento, que la ha incluido en el pliego de condiciones, donde no se refleja la posibilidad de realizar una limpieza mínima en verano, pero se negociará con la empresa o se utilizará la bolsa de horas. En el pliego también se ha incluido una cláusula que recoge que en el caso de impago de salarios por la empresa a las trabajadoras se podrá rescindir el contrato, con lo que el equipo de gobierno se asegura de que no existirán los problemas de 2016, cuando la empresa Zahoz llegó a adeudar varias nóminas a sus empleadas, que además no contaban con productos adecuados para realizar la limpieza.

El contrato ha sido adjudicado por un año y mediante procedimiento simplificado, porque si aumentaba el tiempo, y por tanto la cuantía, la nueva empresa no podría comenzar a trabajar hasta octubre. El alcalde, Carlos Fraile, apuntó que lo deseable para estos contratos, «importantes desde el punto de vista económico y de la prestación del servicio, es trabajarlo en febrero o marzo». Su intención es empezar a trabajar en una nueva licitación en esos meses.

Entonces también será el momento de analizar si se realiza un nuevo pliego o se opta por asumir el servicio de forma directa, opción que, según admitió Arranz, también se barajó este verano, pero que se desestimó tras hablar con las trabajadoras y debido a lo ajustado de los plazos. Lo que es seguro es que a lo largo del curso la intención del equipo de gobierno es «seguir contando con la plantilla para ver cómo se está prestando el servicio y mejorar la limpieza en lo posible», explicó el alcalde.