El Ayuntamiento y la CHD barajan una inspección global de la canalización del río Clamores

Socavón en el barrio de San Millán. /Óscar Costa
Socavón en el barrio de San Millán. / Óscar Costa

La alcaldesa recuerda que ya se han realizado exámenes «puntuales», pero quiere hacer uno «generalizado de los cuatro kilómetros» para «tranquilidad de todos»

QUIQUE YUSTESegovia

Las fuertes tormentas durante la tarde del lunes dejaron imágenes en Segovia como las del socavón en el barrio de San Millán, pero estuvieron a punto de dejar otras como la rotura del colector de aguas residuales situado a la altura del Molino de los Señores. «Afortunadamente no fue una rotura del colector, sino que se levantó una tapa», explicó la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, quien indicó que se colocará una más pesada para que no vuelva a ocurrir.

El levantamiento de la tapa hizo que vertidos alcanzasen el río Eresma, circunstancia que según la alcaldesa no ocasionará ningún problema al Ayuntamiento. «Está claro que es en el contexto de una incidencia no controlable por el Ayuntamiento. Ayer (por el miércoles) mantuve una conversación con la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y no hay ningún problema», dijo.

En la conversación con la presidenta de la CHD también se abordó la posibilidad de realizar una inspección global de los cuatro kilómetros del Clamores que transcurren canalizados por la ciudad de Segovia. Sería «lo lógico», según Luquero, que recuerda que el Ayuntamiento ya ha realizado revisiones puntuales en distintos puntos de la canalización del Clamores. «Me gustaría hacer una inspección generalizada a lo largo de los cuatro kilómetros por los que discurre el río abovedado», afirmó la alcaldesa, que también ha mantenido reuniones durante las últimas horas con otros responsables políticos –no indicó con cuáles– para estudiar posibles actuaciones a acometer tras las tormentas del lunes. «Me gustaría hacer una inspección global de cada detalle para tener bien controladas las circunstancias y para tranquilidad de todos». Por el momento, y según explicó la regidora, la presidenta de la CHD ha confirmado que estudiará con los técnicos la posibilidad de realizar la inspección global de la canalización del Clamores.

Hormigón

La alcaldesa también indicó que el Ayuntamiento mantiene una comunicación diaria con los vecinos del barrio de San Millán afectados por el socavón producido en la noche del lunes, con una reunión cada mediodía con el presidente de la comunidad de vecinos con la que se pretende minimizar las «molestias diarias» que sufren los afectados, quienes tienen que abandonar sus viviendas durante las horas en las que las máquinas se encuentran trabajando en la zona.Las obras para reparar los desperfectos continuaron ayer con la colocación del mallazo y la retirada de escombros para facilitar la intervención del edificio. «Se sigue revisando la estructura del edificio con el desarrollo de las obras», destacó la alcaldesa, quien indicó que durante la jornada de hoy se proyectará hormigón en la zona para consolidar la oquedad.