Con tres examinadores para el carné de conducir: esperas de hasta 45 días para la prueba

Irene Herranz (centro), ayer en la sede de la FES. /A. de torre
Irene Herranz (centro), ayer en la sede de la FES. / A. de torre

Herranz asegura que cerca de 1.400 exámenes de circulación al mes no se hacen y reclama una plantilla de diez profesionales para cubrir la demanda

El Norte
EL NORTESegovia

Alrededor de 70 alumnos se quedan diariamente sin poder examinarse de la prueba de circulación por falta de examinadores, lo que, multiplicado por 20 días laborales, da una cifra de 1.400 pruebas sin realizar al mes. Esto obliga a muchos alumnos a tomar la decisión de irse a otras provincias, advirtió ayer la presidenta de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Segovia, Irene Herranz, quien señaló que Segovia solo cuenta con tres examinadores, lo que provoca «una situación insostenible» que está poniendo en riesgo las empresas y puestos de trabajo.

La provincia de Segovia acumula, según Herranz, una demora de mes y medio para poder presentarse a la prueba de circulación, al examen práctico de conducir, provocando una situación «crítica en nuestro sector» motivada por la falta de la falta de examinadores que se viene arrastrando desde hace un año. De hecho, en septiembre de 2018 ya hubo protestas, pero lejos de solucionarse la situación «se ha agravado».

Irene Herranz remarcó que la demanda de alumnos ha aumentado y «nuestras empresas no les podemos dar satisfacción» porque no pueden obtener los permisos porque la Administración, el Ministerio del Interior y el de Administraciones Públicas no dota a Segovia del número de examinadores necesario, lo que está «afectando a la ciudadanía». A los jóvenes, argumentó, que se tienen que ir de Segovia «en muchos casos» porque no «pueden cumplirse los plazos que ellos necesitan» y acuden a las ciudades donde estudian, informa Ical.

Los alumnos de las autoescuelas segovianas, una vez aprobado la prueba teórica, tardan 45 días, «un mes y medio», para poder hacer la prueba de circulación. Herranz aseguró que esta situación también tiene implicaciones para las empresas de transporte, que no encuentran trabajadores porque no se pueden sacar los carnés profesionales de camión y autobús. También de moto, que se incluyen en las oposiciones oficiales para Policía Local y Policía Nacional.

La presidenta de la Asociación de Autoescuelas de Segovia exigió a la Administración que ponga fin a esta situación porque son empresas que «estamos pagando aquí nuestros impuestos», generando una serie de puestos de trabajo y sus alumnos son «ciudadanos de Segovia» que pagan una tasa de 92 de euros pero no se les ofrece el servicio adecuado.

Segovia cuenta con tres examinadores, una cifra «totalmente insuficiente», cuando hace seis años, con una demanda de solicitudes mucho menor que la actual, había cinco examinadores. En su opinión, tendría que haber diez examinadores, o al menos que se cumpla la Relación de Puestos de Trabajo, que incluye cinco examinadores y un coordinador. De esta forma, faltarían «dos examinadores y un coordinador que también realiza exámenes».

«Punto rojo» de la DGT

Irene Herranz argumentó que la propia DGT tiene Segovia como «punto rojo» por esta situación crítica por el número de pruebas que dejan realizarse al mes por la falta de examinadores. Ávila está en la misma situación que Segovia y, en cambio, en provincias con menos demanda de alumnos no tienen problemas, como Salamanca, Burgos o Valladolid. En su opinión, si no se ataja este problema, que afecta a diez provincias, se «irá extendiendo como una mancha de aceite» por toda España.

Además, Herranz criticó que el compromiso de que Segovia tuviera un nuevo examinador de entre los 35 que se incorporaron en diciembre del año pasado «no se llevó a cabo». La DGT incorporó en febrero «un itinerante fijo» que se marchará en unos diez días. También se ha incorporado un examinador de la Jefatura de Tráfico de Valladolid, como coordinadora de la Zona Centro, pero en septiembre tampoco estará, por lo que «reclamamos una urgente solución».

Los miembros de la Asociación Provincial de Autoescuelas incidieron también en que el personal de Administración, del que también «hay escasez», de las solicitudes que presentan semanalmente las empresas «solo meten en el ordenador la cantidad que saben que se va a poder examinar» de la prueba de circulación, con «un máximo del 30% total de lo que presentamos». Con ello se quedan fueron setenta alumnos al día, «que han pagado su tasa».

Nueva normativa

En cuanto a la normativa que prepara la Dirección General de Tráfico (DGT), Irene Herranz explicó que las ocho horas teóricas presenciales no supondrán ningún incremento del servicio, como se ya hablando, de «hasta 400 euros», porque las autoescuelas segovianas ya imparten «clases teóricas a las que acuden los alumnos». Remarcó que se pretende en esas ocho horas en centrarse menos en «la memorización de señales y límites» y más en la sensibilización a los futuros conductores sobre los factores de riesgo, con la presencia en el aula de una víctima de accidente o familiar.

Herranz resaltó que se hablaría de las principales causas que están presentes en los accidentes mortales de conducción como el alcohol, las drogas, el uso del teléfono móvil y las velocidades inadecuadas.