Los viajes al extranjero pagados por la Caja, «cursos de formación en lugares apacibles, según Atilano Soto

Atilano Soto (derecha), instantes antes de su comparecencia. /R. Valdeto-ICAL
Atilano Soto (derecha), instantes antes de su comparecencia. / R. Valdeto-ICAL

El expresidente de Caja Segovia afirma que la entidad fue «rehén» de Bankia con la hipoteca del Torreón

El Norte
EL NORTESegovia

El expresidente de Caja Segovia, Atilano Soto Rábanos, ha reconocido que la entidad ha sido «rehén» de Bankia en el asunto sobre la hipoteca del Torreón de Lozoya, al tiempo que ha calificado de «legal, serio, riguroso y comprometido» el plan de prejubilaciones por el que altos directivos llegaron a cobrar cerca de 18 millones y por el que el Juzgado número 2 de Segovia emitió a principios de año un auto para la apertura de juicio oral. Así lo ha señalado, en declaraciones recogidas por Europa Press, durante su comparencencia en la Comisión de Investigación sobre la actuación, gestión y supervisión de las Cajas de Ahorro donde ha defendido que, durante su vinculación con la entidad, la Caja marchó «muy bien», con resultados «positivos» en todos sus ejercicios, antes, durante y después «del famoso de 2006» con un «halo ejemplar» de «transparencia», «gracias un trabajo intenso y talentoso» de directivos y empleados y «sin recibir de esta casa» dinero alguno para «proyectos empresariales, financieros y sociales».

La hipoteca del Torreón de Lozoya, las prejubilaciones, los viajes de «formación» y su integración en el SIP (Sistema Institucional de Protección) de BFA-Bankia, han sido los temas a los que ha tenido que dar respuesta, durante más de hora y media, el que fuera presidente entre 1997 y 2012 de la entidad, con un cargo «con carácter no ejecutivo, honorífico, gratuito y representativo».

El expresidente de la entidad, que está inmerso en un proceso judicial con otros cinco exdirectivos de la entidad por autoconcederse prejubilaciones por 17 millones de euros, ha insistido en defender la «legalidad y transparencia» de un plan avalado por la Comisión de Control y que recibió el visto bueno del Banco de España, la CNMV y la Junta. «No hay nada que ocultar, ni nada que apropiarse por parte de los consejeros, ni los directivos», ha reiterado a preguntas de los procuradores, para aclarar también que el precio económico de las prejubilaciones era análogo al del resto de empleados y otras entidades del mundo empresarial, un 74,7% del salario.

Sobre la hipoteca del Torreón de Lozoya -también en vía judicial después de que el Tribunal Supremo admitiera a trámite el pasado 29 de mayo el recurso interpuesto por Izquierda Unida- Soto Rábanos ha lamentado que Caja Segovia fuera «rehén» de Bankia a la que solicitaron el crédito y lo ha calificado de «mal menor» para hacer frente a la operación con la empresa Navicoas, porque «el mayor era asumir una deuda de 65 millones». «No había más salida, era el mal menor», ha comentado, para señalar a continuación que no querían llegar a la «pérdida del patrimonio» y que al final el problema se ha solucionado «de manera amistosa».

También ha abordado los viajes del Consejo de Administración a diferentes partes del mundo y que para Soto Rábanos no eran más que «cursos de formación», e lugares «apacibles» y de manera «familiar» y siempre acompañados de algún «profesional». En este sentido, ha asegurado que eran reuniones muy similares a las que se hacían en otras entidades o empresas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos