Juicio por el crimen de Mónica Berlanas

El asesino de Mónica Berlanas propuso a un recluso de Segovia matar a su suegro y a la pareja de su exmujer

Concentración vecinal en el juicio por el crimel de Arévalo. /Fernando G. Muriel
Concentración vecinal en el juicio por el crimel de Arévalo. / Fernando G. Muriel

Según la sentencia de la Audiencia de Ávila, el ahora condenado por el crimen de Arévalo, que cumplía prisión preventiva en Perogordo, está «procesado» por extorsión

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El jurado popular dio su veredicto el pasado día 9 tras tres días de juicio oral. Jonathan de la Fuente fue considerado culpable de matar a su mujer, Mónica Berlanas. La degolló en la vivienda conyugal que tenía en la localidad abulense de Arévalo en octubre de 2016, delante de una de sus hijas menores. Los miembros del jurado consideraron probados los hechos juzgados y, por tanto, también los cargos de asesinato de la mujer con la agravante de alevosía que pesaban sobre el ahora condenado. Asimismo, le culparon de un delito de maltrato en el ámbito familiar sobre su hija.

Más información

Durante el desarrollo del proceso, la defensa del acusado esgrimió que el encausado carecía de medios económicos para poder pagar un informe pericial psiquiátrico que acreditara un trastorno. La sentencia de la Audiencia Provincial de Ávila recoge este alegato por la nulidad, que fue desechado, entre otras razones, porque el inculpado está «procesado» por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Segovia a raíz de un posible delito de extorsión ocurrido en los primeros meses en la cárcel tras su detención. Desde que fue arrestado por el asesinato de Mónica Berlanas, el ahora condenado venía cumpliendo prisión preventiva en el centro penitenciario de Segovia.

Un informe psiquiátrico

La sentencia relata que el entonces presunto autor de la muerte de su pareja entabló contacto con otro interno de Perogordo y éste le hizo diferentes ofrecimientos para obtener tarjetas de teléfono y la tarjeta de peculio, que es el dinero que se va asignando a cada preso mientras dura el encarcelamiento. En esos contactos, dicho reo le propuso «la realización de un informe psiquiátrico a través de un abogado que le ayudaría en la defensa de su caso a cambio de la entrega de 4.000 euros que el padre del interno debía introducir por medio de billetes en elcentro penitenciario». Esta propuesta no se llevó a cabo.

En diciembre de 2016, el recluso entrega al jefe de servicios y subdirtector de seguridad de Perogordo tres notas manuscritas del encausado de matar a Mónica Berlanas. En una de ellas propone al otro interno «acabar con la vida de su suegro y de la presunta pareja» que tenía su exmujer cuando la degolló.