El arte sale de la clausura en San Antonio el Real

Pilar Fernández Vinuesa, directora del museo, explica tres de las tallas a la concejala Claudia de Santos. /Antonio Tanarro
Pilar Fernández Vinuesa, directora del museo, explica tres de las tallas a la concejala Claudia de Santos. / Antonio Tanarro

La comunidad religiosa de las clarisas presenta hasta el 31 de enero una exposición de 33 pequeñas esculturas de los siglos XVII al XIX

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La comunidad clarisa del monasterio de San Antonio el Real la forman ahora seis hermanas. Les ha costado abrir las estancias del convento, pues la clausura impone unas reglas que limitan la cercanía de las monjas. Pero desde la apertura en 2007 del hotel que ocupa las dependencias de la antigua Vicaría la congregación ha ido acercándose a la sociedad. Desde septiembre, Pilar Fernández Vinuesa es la directora del Museo de San Antonio el Real, encargada de catalogar sus fondos artísticos y de presentarlos. La primera exposición está dedicada a una concreta imaginería religiosa, los Niños Jesús que atesora el convento y que proceden de la colección que fue formándose con los que traían las hermanas al entrar en clausura.

El título de la muestra es directo, 'La advocación más tierna: los Niños Jesús de San Antonio el Real de Segovia', pues presenta 33 tallas pequeñas y de tamaño natural de los siglos XVII al XIX. Dieciocho de estas figuras salen de la clausura conventual para la exposición; confeccionadas la mayoría en madera policromada, están vestidas con los ropajes que realizaban las hermanas, con bordados y brocados y en algún caso con el 'pelucón', el pelo natural que se recogía cuando las religiosas se lo cortaban al tomar los hábitos. Las figuras tienen diversos formatos: Niños Jesús de cuna, 'sentadito', niños diáconos, triunfantes, pasionarios o el Jesús Salvador o Niño de la Bola.

La exposición cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Segovia a través de la Concejalía de Patrimonio Histórico y Turismo, que ha facilitado varias vitrinas para que las figuras puedan mostrarse al público y difunde también la propuesta que se podrá visitar hasta el 31 de enero. Esta muestra también está pensada para divulgar la poco conocida suma de arte que posee el convento y el propio inmueble, una «joya desconocida» del patrimonio segoviano, en palabras del arquitecto encargado durante muchos años de su conservación, Alberto García Gil.

Advocación

Fernández Vinuesa, experta en didáctica de los museos, destacó que la exposición trata de impulsar las visitas al convento. Su atractivo es que la colección de Niños Jesús es «de una calidad excepcional», con obras de muchas procedencias, porque las novicias las traían en su ajuar al ingresar en el convento. A falta de una catalogación detallada, porque la directora se ha centrado en la cronología, comentó que hay tallas de madera policromada que pueden atribuirse a Juan Martínez Montañés, otras de la escuela sevillana y otras más populares, «pero todas son muy bonitas». Alguna estatuilla tiene una historia curiosa, pues una de ellas fue abandonada en el torno, como se hacía con los niños expósitos, con un cartel que indicaba que había sido hecha con un leño de Jerusalén.

La representación del Niño Jesús es muy importante en todos los conventos franciscanos y de clarisas desde que, en el siglo XIII, San Francisco de Asís llevara una imagen a la iglesia el día de Navidad para que la adorasen los fieles. «Es la advocación más tierna de las monjas clarisas, el pelo natural que tienen es de las monjas porque cuando las novicias entraban y se cortaban el pelo se guardaba para hacer los 'pelucones', y ellas les hicieron los vestidos». Es una exposición, pues, apropiada para la Navidad. Y un motivo más para visitar San Antonio el Real.

 

Fotos

Vídeos