«La tradición otorga sentimiento de arraigo»

Alicia Palomo, alcaldesa de El Espinar/El Norte
Alicia Palomo, alcaldesa de El Espinar / El Norte

La regidora destaca la variedad de actividades en unos días marcados por la devoción al Cristo del Caloco

QUIQUE YUSTESegovia

Durante las últimas semanas del verano, con el otoño avisando de su llegada a la sierra de Guadarrama, El Espinar celebra sus fiestas en honor al Cristo del Caloco, en la que vecinos y personas de toda la comarca disfrutan de un programa cargado de actividades en el que la tradición tiene un gran peso.

¿Qué es lo más característico de las fiestas?

Se combina perfectamente la tradición y la devoción religiosa que imprime la cofradía con todo tipo de actos festivos. Gracias a la colaboración del Ayuntamiento, peñas, quintos, damas, tandas y todos los que ayudan a componer el programa hay una armonía perfecta entre la tradición y el resto de programación.

¿Cuánta gente colabora en su organización?

Hay ocho peñas. Saber el número de personas es difícil. Pero colaboran todas las peñas, asociaciones deportivas, los quintos, las damas, la comisión de fiestas... Pero un alto porcentaje de colectivos del municipio participa de una u otra forma.

Así se logra un programa variado...

Sí. La cofradía del Cristo del Caloco tiene un papel muy importante, pero gracias al resto de colectivos se elabora una programación muy amplío a lo largo de nueve días.

Con un gran peso de la tradición...

Sí. Son las fiestas en honor al Cristo del Caloco y ese carácter que imprime la cofradía son hitos. La bajada del Cristo desde la ermita al pueblo, con su recibimiento solemne en el portalón a la entrada de la villa y el toque del himno nacional es un momento muy emotivo para los espinariegos y para toda la gente vinculada al municipio. El martes es la ofrenda floral de todos los colectivos y después la procesión, también muy importantes para los vecinos. Las fiestas terminan con la romería para devolver la imagen del Cristo a la ermita. Hay hitos religiosos marcados por la tradición de la localidad que son importantes en el desarrollo de las fiestas.

¿Hay espacio para las novedades?

Siempre hay alguna actividad diferente, aunque es verdad que hay actos que tienen mucha tradición y se repiten año tras año. Eso otorga ese sentimiento de arraigo y de cultura propia. Se salpica el programa con actividades diferentes.

¿Cuáles son los actos que reúnen a más cantidad de gente?

El sábado por la mañana, antes incluso de que se dispare el cohetón y comience el desfile de gigantes y cabezudos, es el momento de recibir al Cristo en el portalón a la entrada de la villa. Ese momento congrega a mucha gente. De hecho, hay muchas personas vinculadas al municipio que no residen aquí que vienen exclusivamente a ese momento. Pero a lo largo de los nueve días hay muchos momentos con gran afluencia de gente, como el desfile de disfraces de adultos, los festivales de quintos o pandas o el baile del Teo el sábado por la noche.

Son unas fiestas atractivas para gente de toda la provincia e incluso de zonas de Madrid...

La ubicación de El Espinar y la trayectoria de sus fiestas hace que no solo disfruten de sus festejos los vecinos de la localidad, sino también todos aquellos vecinos que tienen aquí su segunda residencia y nos visitan en periodo estival o fines de semana. También es muy atractiva para todos aquellos vecinos de la comarca que de alguna u otra manera se acercan a visitarnos durante estos nueve días y a disfrutar de la programación.

¿En qué pueden mejorar las fiestas?

Siempre se puede mejorar intentando innovar en algunas de las actividades Ese balance hay que hacerlo año tras año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos