Aquellos años de la movida navera

Deskarriados, en una actuación a finales de los ochenta./F. C.
Deskarriados, en una actuación a finales de los ochenta. / F. C.

Como teloneros de Siniestro Total y La Frontera actuarán Los Skull y Sinloko, grupos locales herederos de Deskarriados y Frenopático Rural

FERNANDO DE LA CALLENava de la Asunción

Los próximos conciertos de los grupos Siniestro Total y La Frontera convertirán las fiestas de Nava en territorio rockero. Actuarán junto a Los Skull y Sinloko, grupos locales herederos de los míticos Deskarriados y Frenopático Rural, bandas que abrieron el camino a otros grupos y que llegaron a protagonizar una sana rivalidad musical a finales de los años ochenta y principios de los noventa, los años de la 'movida navera'. «Teníamos unos 15 años y nos unía la pasión por la música, pero no teníamos ni idea de tocar. Queríamos hacer algo distinto, nos gustaba ver que éramos capaces de crear música sin ser grandes músicos y encima siendo cada uno de un pueblo distinto, pero Nava era entonces el centro neurálgico de todo, de la música, de la cultura y de la movida nocturna», señala Juan Carlos Gutiérrez 'Guti', cantante de los Frenopático Rural, quien junto a Luis Antonio García 'Berry', en Deskarriados, protagonizaron un inolvidable momento musical en la historia de la música en directo de Nava.

A unos se les veía más formales, a otros más irreverentes. Fueron años de conciertos multitudinarios, pues en pocos años se ganaron un prestigio en toda la provincia. Cada grupo tenía su público, sus seguidores,«pero luego su gente iba a vernos a nosotros y la nuestra iba a verlos a ellos. Además de bastantes veces que actuamos juntos, pese al cierto pique había entre los dos grupos» recuerda el líder de Deskarriados. En 1986, Guti formó Frenopático Rural junto a Alfonso Sacristán, Fernando Gallego, Andrés García 'Andre', Antonio Sobrino y Luisma Luquero, además de colaboraciones puntuales de David Fernández o Pedro 'Perico Maiden' con la trompeta. Antes de unirse, Andre ya había experimentado nuevos sonidos musicales con su amigo Luisma y Guti había intentado tocar, sin conseguirlo, en un concierto en Bernardos. «A través de amigas comunes conocimos a Guti, Alfonso y demás. Unos de Nava, otros de Navas de Oro y el detonante fue un viaje a Villalar. Tuvimos un accidente en la Nacional VI con un 1500 y como no pasó nada serio decidimos celebrarlo. En esa celebración surgió la idea de crear un grupo», recuerda Andre.

Influencias

Mientras que Deskarriados estuvo más influenciado por grupos como Tequila o Ronaldos, las primeras versiones de Frenópatico Rural fueron de algunos de sus grupos de cabecera, como Siniestro Total o Los Ramones, pero poco a poco, se fueron atreviendo con sus propios temas. «Las letras nos causaron problemas porque era la línea que llevábamos, nos metíamos con mucha gente, desde la irreverencia, pero también nos vino bien, porque el revuelo también tiene su parte positiva. De hecho, hubo un verano que fuimos el grupo que más tocamos en toda Segovia, diecinueve conciertos, una barbaridad», dice el líder de Frenopático.

Por su parte, después de hacer sus primeros pinitos con la guitarra, Berry convenció a Javi Cubero para hacer su primera batería con botes, platos y chapas y empezar a ensayar sus primeras canciones. Desde Santiuste, pronto se les unió Luisma, que compaginó ambos grupos hasta que acabó dejando a los Frenopático. Para mejorar la formación, decidieron sumar otro guitarra, incorporando a José Antonio Díaz, uno de los pocos que sabía tocar algo la guitarra en la Nava de aquellos años. «No sabía mucho, pero era capaz de poner algunos acordes y acompañarnos en partes de algunas canciones. Poca gente sabe que Díaz, el 90% del concierto, tenía el volumen bajado, era postureo. Como no evolucionó y tampoco le gustaba, acabó dejando el grupo», comenta Berry. Entró entonces Alfredo Romo, que sabía manejarse mejor con la guitarra, tocaba todas las canciones y les hizo crecer como grupo. Fueron los años de mejores actuaciones de Deskarriados, como el recordado concierto que coincidió unas fiestas con la salida del cine. «No estaba preparado, pero toda la gente que salía de ver 'Tiburón' se enganchó con el concierto y fue un éxito». Alfredo acabó dejando el grupo a los pocos años y la banda tuvo un gran bache cuando Javi Cubero decidió hacer lo mismo. Berry y Luisma decidieron entonces buscar a otros músicos en Segovia, iniciando una segunda y fructífera etapa de Deskarriados, con Luis y Mariano 'Canito'. Continuaron juntos hasta principios de los noventa cuando, tras quedar segundos en un concurso de pop-rock organizado por el Ayuntamiento navero, se acabó disolviendo la formación.

Personalidad

En Frenopático Rural, la personalidad de su cantante pronto se hizo popular, «Frenopático rural era Guti, era el líder, como Joey Ramone pero a lo loco, tenía mucho carisma. En el escenario se ganaba a la gente. Si no hubiera existido Guti, no habría existido Frenopático, fijo», opina su guitarrista. Para el cantante fue algo circunstancial. «No sé cómo llegué a serlo tanto en Frenopático como en los grupos donde he estado después, pero surgió sin plantear roles, cada uno iba aportando lo que iba saliendo y la personalidad de cada uno fue aflorando, aunque sí que es verdad que nunca pensé que me iba a desenvolver con tanta soltura», señala.

El primer concierto de Frenopático fue en las fiestas de Santiuste, en la peña El Boquete. «Eso no fue un concierto, pero la gente se lo pasó en grande y encima Guti en una canción se bajó los pantalones y enseñó el culo al personal. Éramos muy punkis»,recuerda Andre. Pero sin duda, la actuación más recordada fue en las fiestas de Nava y ante un público de la tercera edad. «Tocaban Los Semiramis, en el intermedio nos presentaron, y Guti volvió a enseñar el culo. Se montó la de dios. Nos querían pegar los músicos por cantar esas cosas, fue gordísima», relata el guitarra.

El grupo se mantuvo hasta 1991, cuando dieron su último concierto en El Guijar de Valdevacas. «No sé qué pasó, pero el grupo se disolvió como la espuma. A Fernando no lo he vuelto a ver desde entonces, a Alfonso lo he visto cuatro veces y a Guti otras cuatro», comenta el guitarra del grupo. «Terminamos porque la vida ya nos fue poniendo en otros compromisos de trabajo, teníamos que desplazarnos a otras ciudades y era más difícil vernos. También tuvimos rencillas internas y esa energía tan pura y tan viva, se perdió», apostilla el cantante. Juan Carlos Gutiérrez estuvo unos años sin tocar los escenarios, hasta que a finales del siglo pasado, volvió a la música en directo, formando Los Luisones, con músicos de los recordados Rocka. El grupo se acaba de reencontrar y puede que vuelvan a tocar juntos, pero Guti también tiene otro proyecto musical para el que ya está buscando músicos.

Tras Deskarriados, Berry estuvo años retirado de la música, pero acabó uniéndose al propio Andre, a Luisma y a Israel para conciertos puntuales. Fueron los 'Sin nombre', pero la aventura tampoco duró mucho. Berry acabó tocando ocho años en orquestas y, ya casado y con hijos, le volvió a picar el gusanillo de la música en directo. Entró en contacto con David Prados, José y Alfonso, de Pedrajas y en el bajo el eterno Luisma, naciendo así Skull & bones. A Luisma le sustituyó Ramón, la mitad del dúo Yo, Limón. Tras seis años de constante crecimiento, el grupo se separó por rencillas internas en su mejor momento. De la separación de Skull&Bones surgieron varios grupos: Yolanda y la Banda, con el propio Berry y Yoly Pérez, la otra mitad de Yo, Limón, y Sinloko, con David Prados, Daniel, Ramón y la voz de Richard haciendo un homenaje a Loquillo. Un tercer grupo formaría Berry tiempo después, Los Skull, con Sergio, Javier y Gonzalo.

La historia se repite y la sana rivalidad musical ha vuelto a aparecer entre Los Skull y Sinloko. Serán los teloneros en los conciertos estrella de las fiestas, pero Yolanda y la Banda tampoco se han quedado atrás y este verano han actuado en el Almenas Festival de Ávila, junto a artistas de la talla de Nacha pop, Revólver o Mikel Erentxun. Frenopático rural y Deskarriados abrieron una senda que seguirían en Nava otros grupos: Valga la Redundancia, Doctora Quinn, Comando Bodega, Los Atocha, Madame Hussein, Karroña de Uña o Pichente Guanmortaim, entre otros. La música en Nava no ha dejado de sonar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos