50 años de La Pinilla

Los regidores de Cerezo de Arriba. /El Norte
Los regidores de Cerezo de Arriba. / El Norte

Los antiguos alcaldes de Cerezo de Arriba conmemoran el aniversario de la estación de esquí, motor económico de la zona

EL NORTECerezo de Arriba

El día 2 de junio de 1968 se colocó oficialmente la primera piedra para la construcción de la estación de esquí de La Pinilla y toda su zona residencial. Han sido 50 años con grandes periodos de bonanzas, otros con serios problemas económicos e incluso con el cierre de la estación durante un año. Por iniciativa del actual alcalde de Cerezo de Arriba, Juan Antonio Gómez Manzanares, se han reunido los anteriores regidores en un acto para conmemorar este aniversario y recordar momentos trascendentales durante estos 50 años de vida de la estación de esquí.

Aunque la fecha oficial es el 2 de junio de 1968, lo cierto es que la estación comenzó a construirse un año antes. Para ello se empleó mucha mano de obra del término Municipal de Cerezo de Arriba, donde está situado el complejo. José Pirinoli fue el creador y visionario de este proyecto. Compró los terrenos, instaló unos pocos remontes y levantó una urbanización en su entorno, que dio trabajo a unas 40 personas del pueblo en sus inicios.

Tenía grandes proyectos, entre ellos, un hotel en el Gran Plató (cota 1.800, zona residencial de chalets, campo de golf, etcétera), pero el alto coste y la falta de inversores arruinaron su sueño. Ahora mismo la estación cuenta con unas 540 viviendas, repartidas en 10 comunidades distintas. También tiene doce locales comerciales en la base de la estación, entre los que hay bares y alquileres de material deportivo. Además existe un hostal y un albergue

La Pinilla acogió importantes campeonatos de esquí durante los años 70. La estación llegó a albergar una Copa de Europa y un Campeonato de España, lo que le permitió alcanzar una amplia repercusión a nivel nacional. Tras la etapa de José Pirinoli, la estación estuvo gestionada por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia, la Diputación de Segovia, La Junta de Castilla y León, y Bankunión. En esa época fue cuando se instaló todo el sistema de nieve artificial que existe actualmente, y que tan provechoso ha sido. Gracias a ello se ha podido adelantar y prolongar la temporada de nieve en muchas ocasiones, con el consiguiente beneficio para las arcas de la empresa.

El año 2000, sin embargo, fue un ejercicio negro para la estación ya que, a pesar de la nieve caída, no abrió sus puertas, lo que hizo temer lo peor. Los antiguos alcaldes recuerdan que, pese a ello, no se despidió a nadie de su puesto de trabajo y los empleados siguieron cobrando sus nóminas. A partir de ese momento, fue cuando se ofreció al Ayuntamiento de Riaza la propiedad. La Pinilla gozó de una buena etapa entre el 2003 y 2010. Se modernizó la estación, lo que revalorizó los apartamentos, y las temporadas de esquí eran cada vez más productivas logrando récord de esquiadores y venta de forfaits. Además se creó el Bike Park (circuitos de bicicletas de montaña). Con su apuesta por el esquí durante el invierno y el mountain bike el resto del año, parece que La Pinilla ha encontrado su fórmula mágica para consolidarse entre las preferencias de ocio de los aficionados a la montaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos