Más de 500 alumnos han asistido a los talleres de oficios del Real Sitio desde 1986

Magdalena Valerio saluda a algunos alumnos de la escuela taller El Potosí, ayer, en el Palacio Real de La Granja./ Óscar Costa
Magdalena Valerio saluda a algunos alumnos de la escuela taller El Potosí, ayer, en el Palacio Real de La Granja. / Óscar Costa

La ministra en funciones de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, visita la escuela taller El Potosí

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPEReal Sitio de San Ildefonso

La ministra en funciones de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social Magdalena Valerio, ensalzó ayer la apuesta por la formación dual en el país, y en particular en el Real Sitio de San Ildefonso, donde destacó la buena sintonía entre el Estado y Patrimonio Nacional para poner en marcha este tipo de programas inspirados en la llamada «filosofía Peridis», como lo definió al propia Valerio, que consiste en «aprender trabajando y trabajar aprendiendo». En concreto, la ministra recorrió la actividad que desarrolla la escuela taller El Potosí, dedicada a la enseñanza teórica y práctica de la jardinería en el Palacio Real de La Granja. Este proyecto se enmarca precisamente en los programas que desarrolla el Servicio Público de Empleo Estatal en los espacios que gestiona Patrimonio Nacional.

En esta iniciativa de formación dual participan actualmente 24 alumnos y tiene una duración de un año y medio. Valerio echó la vista atrás y alabó los resultados que ha cosechado la colaboración entre la institución de la Corona y la Administración central. Los programas mixtos de empleabilidad y aprendizaje de oficios históricos han beneficiado a más de 500 personas que han participado desde 1986 en las escuelas taller que se han celebrado en el Real Sitio de San Ildefonso. Especificó que en este tiempo se han llevado a cabo dieciséis proyectos en total, vinculados principalmente a la conservación y restauración del patrimonio cultural.

La inversión global que se ha ejecutado en estos más de tres decenios asciende en conjunto de los todos los reales sitios a 92 millones de euros, de los que diez han servido para financiar las experiencias en el Palacio Real de La Granja, matizó la ministra en funciones.

En el caso singular de la escuela taller El Potosí, las áreas en las que los alumnos-trabajadores desarrollan su aprendizaje incluyen, dentro de los Jardines del Palacio Real de La Granja, la recuperación del Jardín Flores de los Italianos; cuidados culturales en los Bosquetes de la Fama, del Bosquete de Eolo y en calles del Mallo, así como la conservación del Jardín Histórico de la Partida de la Reina, el Jardín de la Real Botica y mantenimiento de la huerta, desgranaron fuentes de Patrimonio Nacional.

La economía del siglo XXI

Los oficios en los que se han formado los 531 alumnos que han pasado en estos 33 años por las escuelas taller del Real Sitio han adquirido su correspondiente cualificación profesional en oficios como la albañilería, cantería, carpintería, fontanería en fuentes ornamentales, forja, interpretación medioambiental y jardinería. El equipo multidisciplinar que ha impartido la formación suma un total de 103 profesionales, añaden los responsables de Patrimonio Nacional.

Quienes recurren a la esta oferta de formación dual suelen ser personas que han dejado los estudios. A través de este modelo, tienen la oportunidad también de cursar un módulo de educación básica para que los retomen, explicó la ministra en funciones de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Magdalena Valerio enmarcó esta línea de trabajo en la marcada por las organizaciones internacionales y la Unión Europea del derecho de las personas a las formación permanente, tanto en la adquisición de unos conocimientos como en la asunción de habilidades como el trabajo en equipo o la empatía. Así, «serán capaces de adaptarse a los retos de la economía del siglo XXI», subrayó al representate del Ejecutivo central.

Además, añadió que el valor de ese derecho a la educación permanente incluye que las personas estén preparadas para «la digitalización, la lucha contra el cambio climático, el reto demográfico o las transiciones ecológica y energética».