Los alumnos de La Albuera redecoran el patio para fomentar la convivencia

Alumnas de La Albuera pintan uno de las columnas del instituto La Albuera de Segovia. /El Norte
Alumnas de La Albuera pintan uno de las columnas del instituto La Albuera de Segovia. / El Norte

El instituto es uno de los pioneros en la provincia de Segovia en implementar el programa 'Tutoría entre Iguales'

C. B. E.Segovia

La prevención de conflictos en las aulas y el fomento de la convivencia sustentan el proyecto Tutoría entre Iguales que desarrolla el instituto de Secundaria La Albuera, en Segovia. Este centro es, además, uno de los pioneros en la provincia en la implementación de este programa, que trata de implicar al alumnado, como parte central de la comunidad educativa, en la consecución de esta estrategia preventiva.

Consiste en que a cada alumno nuevo que empieza su andadura en la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) se le asigna un tutor de tercer curso que «le brinda acogida, apoyo y, de algún modo, se convierte en su compañero de referencia en este primer año en el centro, seguramente en el curso en el que el alumnado puede ser más vulnerable», explican fuentes docentes. 

Por ejemplo, el tutor es el la primera persona que interviene en los «pequeños conflictos o malos entendidos» que pueden surgir. Este modo de actuar responde a la experiencia de que «la efectividad aumenta cuando es el propio alumnado el que, como igual, es proactivo a la hora de abordar inicialmente posibles conatos de conflicto, evitando así que den lugar a problemas mayores», añaden los responsables del programa. Cuando las situaciones son más graves, es el profesorado el que toma cartas en el asunto, tal y como se viene haciendo.

Una parte de la Tutoría entre Iguales consiste en que el alumnado de primero y tercero de la ESO involucrado en el proyecto lleva a cabo actividades conjuntas, como excursiones, gimkanas urbanas o tareas conjuntas para mejorar el patio del propio instituto.

Hacerlo suyo

«La vinculación del alumnado con el centro pasa por adquirir un papel protagonista» en el acondicionamiento del lugar de recreo en el que toda la comunidad escolar pasa muchas horas.

En esta ocasión, estudiantes de primero y tercero de ESO se han armado de botes de pintura, brochas, cinta de carrocero y periódicos para transformar este entorno comunitario de La Albuera. Así, los jóvenes han imprimido un nuevo aspecto a elementos metálicos como columnas y barandillas, ya un poco desgastadas por el paso del tiempo

«Verlas recuperar un saludable color verde gracias el esfuerzo común ha sido una gran experiencia didáctica que ha empoderado al alumnado y le ha hecho sentir el patio como un lugar un poco más suyo», aseveran fuentes de La Albuera.

Además, para esta tarea se ha contado con la colaboración de estudiantes de los ciclos formativos de Automoción para pintar aquellas zonas más altas a las que no podía acceder los alumnos de Secundaria. «Este es uno de los mejores ejemplos que ilustran que se trata de un proyecto transversal», apostillan fuentes del instituto.