Alfonso Reguera, condenado a 720 euros por amenazar a un policía local con pegarle «dos hostias»

Alfonso Reguera, en el banquillo de los acusados durante el juicio celebrado el pasado jueves./Óscar Costa
Alfonso Reguera, en el banquillo de los acusados durante el juicio celebrado el pasado jueves. / Óscar Costa

El exconcejal socialista afirma que «acata pero no comparte» una sentencia que recurrirá ante la Audiencia Provincial

QUIQUE YUSTESegovia

El que fuera concejal de Urbanismo y Hacienda y número dos del equipo de gobierno de Clara Luquero, Alfonso Reguera, ha sido condenado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 4 de Segovia a una multa de 480 euros y a pagar una indemnización de 240 por amenazar a un Policía Local de la ciudad durante el acto inaugural de las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro de 2018, incidente que días más tarde provocó su dimisión como concejal y teniente de alcalde.

Acusado de un delito leve de amenazas, el exconcejal socialista se sentó en el banquillo el pasado jueves, donde afirmó que la conversación mantenida con el agente de la Policía Local, en la que le dijo que «si no llevaras ese uniforme te daba dos hostias y te partía la cara», no fue una amenaza. Por ello, y tras insistir en que desde entonces «no ha pasado absolutamente nada», su letrado pidió la libre absolución.

Sin embargo, las peticiones de Reguera no han sido estimadas por la jueza, que ha condenado al que fuera número dos del Ayuntamiento de Segovia a una multa de 480 euros, a razón de doce euros diarios durante cuarenta días, y a una indemnización de 240 euros por los ocho días de recuperación que le supuso el altercado al policía local, según el forense. En total 720 euros (además de las costas judiciales), una cantidad inferior a lo que pedía la acusación, quien reclamó una multa de 1.080 euros (además de la indemnización de 240).

La jueza considera probados los hechos ocurridos el pasado 22 de junio durante el acto inaugural de las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro. Aquella noche, Reguera recriminó –según recoge la sentencia– al concejal de Tráfico Ramón Muñoz-Torrero que hubiera saludado al agente de la policía local tras las protestas que días antes se habían producido en el pleno del Ayuntamiento. A continuación, el exconcejal se dirigió al policía local en los términos ya conocidos, lo que provocó que el agente sufriese un trastorno de adaptación, empleando en su curación «ocho días de perjuicio personal básico».

Aunque se tiene en cuenta el reconocimiento de los hechos por parte de Reguera y su arrepentiemiento por los mismos (con dimisión de sus cargos incluida), la jueza considera que la expresión proferida al policía local «tiene la entidad suficiente como para afectar a la libertad de las personas, máxime si se tiene en cuenta que procedía de un concejal del Ayuntamiento». Además, añade que el delito se comete «aunque el autor no tuviera el propósito de cumplir el mal anunciado».

«Nada que celebrar»

La sentencia es «acatada pero no compartida» por Alfonso Reguera, quien no ha querido hacer más valoraciones sobre la decisión de la jueza, aunque sí ha anunciado que durante los próximos días presentarán un recurso ante la Audiencia Provincial. Por su parte, el agente de la policía local que denunció a Reguera asegura que no tiene «nada que celebrar ya que yo hubiera preferido que nada de esto hubiera ocurrido». Sostiene que respeta la sentencia «desde la primera hasta la última palabra» por lo que no tiene intención de recurrir, y afirma que con su denuncia «me he limitado a decir la verdad y a tratar el asunto como si hubiera sido con cualquier otro ciudadano». En este sentido, concluye que «eso pone en valor mi integridad como policía».