Segovia vive un verano con máximas dos grados por encima de lo habitual

Unas jóvenes se refrescan para combatir el calor en una fuente de la ciudad. /A. de Torre
Unas jóvenes se refrescan para combatir el calor en una fuente de la ciudad. / A. de Torre

Los 34,1 grados alcanzados el lunes es la temperatura más alta en lo que va de mes

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El calor no dará demasiados respiros a los segovianos a lo largo de este mes de agosto que acaba de empezar a deshojar días del calendario. Las seis jornadas que ya se han dejado caer del almanaque han continuado el ritmo de julio en cuanto a máximas por encima de la media para estas alturas del año por estos lares. En esta primera semana los termómetros han sobrepasado el listón de los 30 grados n algún momento del día. Hoy, precisamente, la canícula va a ofrecer uno de esos escasos y bienvenidos alivios que han salpicado lo que va de la temporada estival.

El mercurio no va a subir, ni mucho menos, hasta los 34,1 grados que alcanzó el lunes. Hasta ahora esta es la temperatura más alta en lo que va de mes. Es más, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para la jornada de hoy una acusada bajada de las temperaturas máximas en buena parte del país, y una de las zonas en las que más se va a dejar notar ese descenso térmico será el centro de la península. Si ayer la máxima rondó los 33 grados, hoy la entidad estatal pronostica que no se superarán los 26º en la provincia. Incluso en la capital la predicción de la Aemet prevé que no se superen los 25º, mientras que los valores mínimos se mantendrán en torno a los 18 grados centígrados.

Flor de un día

En un entorno más mesetario como es Cuéllar, también se producirá un desplome de las máximas de unos siete u ocho grados en solo 24 horas. Por su parte, en las zonas más altas del Sistema Central, como es Riaza, hoy las máximas se quedarán alrededor de los 26º y las mínimas se situarán en los 16 grados. Además, a ese descenso térmico le acompañará un mayor riesgo de tormentas acompañadas de precipitaciones.

Este respiro va a ser flor de un día, nunca mejor dicho, porque la predicción de la Aemet para 24 después es que el mercurio vuelva a subir hasta los 30 grados en la ciudad, aunque por la noche se notará más fresco, con mínimas que rondarán los 15º. La evolución es que el calor vuelva a pisar el acelerador hasta, al menos, finales de la semana.

Esta tónica calurosa se mantendrá durante la siguiente semana, según los mapas de anomalías térmicas publicados por la Agencia Estatal de Meteorología. En este arranque de agosto, los registros ratifican la sensación sofocante que imprime la canícula durante las jornadas centrales del día, y sobre todo a media tarde. En esos mapas de la Aemet se ve cómo la provincia está dentro de la zona en la que las temperaturas se están situando dos y hasta tres grados por encima de lo habitual para esta época del año.

Persiste la sequía

Además, los gráficos también confirman el déficit de precipitaciones, incluso por debajo del promedio establecido para los albores de un mes de agosto en Segovia. La tercera semana suavizará ligeramente, aunque desmarcarse demasiado de la tendencia calurosa que se alarga desde el pasado julio. En esos días se espera que los termómetros se aproximen a la media histórica del mes. Cabe recordar que las series de la Aemet fijan que para un mes de agosto, la 'norma' es que las máximas estén en torno a los 29,3 grados y que al cabo de los 31 días, las noches arrojen un promedio de 14,8º.

Los citados mapas de anomalías predicen que en la última semana de agosto, el calor vuelva a subir un punto de intensidad, con valores máximos que pueden volver a estar entre uno y dos grados por encima de lo normal. Asimismo, la carencia de lluvias, salvo las que se registren a raíz de alguna tormenta, continuará durante el resto del mes, con precipitaciones por debajo de lo que viene siendo habitual a estas alturas del calendario. Por lo tanto, persistirá el escenario de sequía ante al que algunos municipios ya han contrarrestado mediante restricciones en el uso público del agua.

Por lo tanto, y aunque la evolución meteorológica puede cambiar las previsiones, se presenta por delante un agosto caluroso, muchos días dos grados por encima lo normal, y seco. En la línea de julio.