«Nosotros limpiamos dentro y fuera», advierte el jefe de la Guardia Civil en Segovia

El teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, José Luis Ramírez, en una reciente intervención por el aniversario del Cuerpo./
El teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, José Luis Ramírez, en una reciente intervención por el aniversario del Cuerpo.

El teniente coronel jefe de la Comandancia Provincial, José Luis Ramírez, admite que el alto mando detenido «pudo haber cruzado el límite, probablemente por exceso de celo»

CÉSAR BLANCO ELIPE

El trago amargo de ver cómo un compañero es detenido por su supuesta relación con esas mismas tramas a las que combates no disimula el sentido del deber del jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia. Hace unos días, el teniente coronel José Luis Ramírez recordaba en el aniversario de la Institución el compromiso de «honor, sacrificio y lealtad» que, 173 años después, el Cuerpo de Seguridad mantiene vigente.

La operación antidroga ordenada por un juez de Valencia y la posterior actuación de Asuntos Internos al investigar «un posible nexo» entre el sargento M. A. B., responsable precisamente de la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado en la Benemérita segoviana, son demostraciones de que «nosotros limpiamos dentro y fuera». Así, con este racial argumento ha insistido en pedir que se deje trabajar a la justicia.

El sargento en prisión fue condecorado en el Pilar

«muchos y buenos servicios»

El teniente coronel jefe de la Guardia Civil de Segovia, José Luis Ramírez, desea zanjar las «especulaciones» surgidas en torno la circunstancias que han rodeado la intervención que ha desembocado en la detención del jefe de la unidad dedicada a la lucha antidroga y al crimen organizado. «No hay enriquecimiento patrimonial», apunta; al mismo tiempo que subraya y recuerda que el sargento M. A. B. ha dirigido y participado en las últimas operaciones antidroga llevadas a cabo en la provincia que se han saldado con el desmantelamiento de redes criminales dedicadas a esta práctica ilegal. De hecho, Ramírez detalla que el ahora detenido fue condecorado en la última festividad del Pilar con la Cruz al Mérito de la Guardia Civil, con distintivo blanco, en reconocimiento a sus «muchos y buenos servicios».

En principio, parece que «no hay una participación directa» en posibles delitos de tráfico de droga. José Luis Ramírez también niega que el suboficial se haya apropiado de estupefacientes incautados en operativos que él mismo dirigió, por lo que intuye que el «exceso de celo» en el que ha podido caer puede estar más vinculado a un presunto delito de revelación de secretos.

Ajenos a Segovia

Precisamente el secreto de sumario pesa sobre el caso, por lo que la información oficial pasa por el tamiz de la prudencia y el filtro de la cautela, lógico porque además el hilo de las pesquisas continúa embrollado. Lo que está claro es que la orden judicial procedente de un juzgado de Sagunto ha derivado en al menos tres arrestos. Además del sargento, otros dos agentes de la Guardia Civil han sido interceptados e investigados.

El teniente coronel jefe de la Comandancia Provincial descarta que haya alguna vinculación entre esos dos detenidos con la Institución en Segovia.

El máximo responsable del Cuerpo Armado mantiene los detalles en la cuarentena propia de ese secreto sumarial. Frente a los rumores que han aflorado en las últimas horas, sostiene que «no hay enriquecimiento patrimonial» detectado en las pesquisas realizadas.

Ramírez también descarta que el sargento haya podido apropiarse de sustancias estupefacientes decomisadas en anteriores operaciones para comercializar con ellas; aunque será el juez el que determine hasta qué punto llegan «los posibles contactos» entre M. A. B. y componentes de la trama de tráfico de droga investigada por el juzgado valenciano. Ramírez sitúa la detención en ese marco de la operación ordenada por los tribunales de Sagunto. Al parecer, el detonante fue que el nombre del responsable antidroga de la Guardia Civil en Segovia figuraba en la investigación abierta.

Grabaciones judicializadas

Esa información activó la intervención de la Policía Nacional, que a su vez dio aviso a la unidad de Asuntos Internos de la Benemérita. En las últimas semanas se ha mantenido un seguimiento estrecho sobre las personas incluidas en las diligencias, entre ellas al menos dos agentes de la Guardia Civil y el propio suboficial de la Comandancia Provincial. En esas labores se han logrado grabaciones de conversaciones telefónicas, que están en poder de la justicia y que también han contribuido a las detenciones.

El teniente coronel jefe de la Comandancia cree que el sargento «ha podido cruzar la línea, probablemente por un exceso de celo». A raíz de las comprobaciones que llevó a cabo la unidad de Asuntos Internos, se dedujo que «el comportamiento no estaba siendo correcto», apostilla el responsable provincial de la Guardia Civil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos