El entorno de Madriguera, potencial Lugar de Interés Geológico Nacional

Un ejemplo de la mampostería en la arquitectura tradicional del pueblo.Daguerro-Dicyt/
Un ejemplo de la mampostería en la arquitectura tradicional del pueblo.Daguerro-Dicyt

Los investigadores describen, valoran y diagnostican los rasgos geológicos yel patrimonio de este ‘pueblo rojo’ de Segovia

CRISTINA G. PEDRAZ-DICYTSEGOVIA

El potencial uso recreativo, turístico y sobre todo científico del entorno del pueblo rojo de Madriguera, situado en la comarca nordeste de Segovia, lo han puesto en valor los investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), de la Universidad de Castilla-La Mancha y del Instituto de Geociencias CSIC-UCM (IGEO) que han descrito, valorado y diagnosticado los peculiares rasgos geológicos y el patrimonio arquitectónico del municipio situado en el entorno de la sierra de Ayllón, donde confluyen los pueblos rojos y negros, pequeñas localidades que conservan su arquitectura tradicional, marcada por sus llamativas tonalidades.

La relación entre el color de estas construcciones y el entorno geológico es muy estrecha. En su mayoría, estas construcciones tienen fachadas exteriores de mampostería (piedras de todo tipo de formas y tamaños, en general sin orden, puestas a mano). En el caso de los pueblos rojos, estas piedras son brechas (un tipo de conglomerado) y areniscas rojizas, y en el caso de los pueblos negros, son pizarras negras. Dos tipos de rocas abundantes en la zona, como explica José Francisco Martín Duque, profesor del Departamento de Geodinámica de la UCM y uno de los investigadores que ha participado en el estudio.

Un valor científico y turístico muy alto

inverstigación

El trabajo del equipo de investigadores, publicado en la revista Geoheritage, concluye que el valor científico del entorno de Madriguera es muy alto, y que el valor educativo y turísticorecreativo es alto. «Si en estos dos últimos casos no es muy alto, se debe a factores de su localización», puntualiza el investigador de la Universidad Complutense de Madrid.

De esta forma, los científicos consideran que el entorno de Madriguera, incluyendo los afloramientos de gossan y de alteración profunda de las pizarras, junto con el pueblo y algunas morfologías erosivas singulares del entorno (cárcavas), tiene entidad como para constituir un Lugar de Interés Geológico a nivel nacional.

Los autores también aportan directrices de cara a la gestión paisajística de esta zona, entre ellas, mantener el carácter curvilíneo de las carreteras del entorno lo que no limita su mejora o corrección, evitar impactos visuales sobre la superficie de la raña, usar las denominadas Tablas de Colores de Suelos Munsell para identificar los colores naturales del terreno o mantener y potenciar el uso de la mampostería de rocas en la construcción, dando preferencia al uso de piedras procedentes de edificios en ruinas.

«Más allá del interés patrimonial y geológico, el valor estético de este paisaje rural, construido y no construido, es elevado, por la coloración que otorgan las rocas al terreno y a la arquitectura», apunta.

El grupo realiza estudios geológicos y mineralógicos en esta zona desde hace años, atraídos por su gran singularidad y riqueza en estos ámbitos. En concreto, han investigado el denominado gossan de Madriguera, un conjunto de rocas en el que abundan los óxidos e hidróxidos de hierro procedentes de la transformación (oxidación y lixiviado) de sulfuros metálicos. Estos trabajos se han completado con aspectos geomorfológicos y de patrimonio arquitectónico.

«La presencia de este tipo de rocas sirvió desde antiguo para la exploración de metales. La singularidad del gossan de Madriguera es que, a su vez, está transportado. Es decir, experimentó erosión y posterior sedimentación, dando lugar a brechas. El interés geológico lo completa un conjunto de pizarras que muestran un tipo de transformación muy singular, haciéndoles adquirir unos colores blancos», detalla Martín Duque, quien remarca que «la combinación de esos tonos rojizos y blancos otorga un especial atractivo al terreno, pues parece que no se trata de paisajes terrestres».

El objetivo del equipo ha sido cuantificar este potencial y poner en valor la zona para un uso recreativo, turístico y científico. Para ello, han aplicado la metodología establecida por el IGME (Instituto geológico y Minero de España) para el establecimiento de puntos de interés geológico a nivel estatal. Esta herramienta estandariza, considera y pondera la influencia de una serie de parámetros como la representatividad, el estado de conocimiento y conservación del lugar, sus condiciones de observación, rareza, infraestructuras del entorno, densidad de población, accesibilidad o su proximidad a zonas recreativas, entre otras variables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos