«El magistrado nos está dando la razón»

Imagen de archivo de Elena García Gil, Atilano Soto, Manuel Agudíoez y Manuel Escribano, tras una reunión de Caja Segovia. /
Imagen de archivo de Elena García Gil, Atilano Soto, Manuel Agudíoez y Manuel Escribano, tras una reunión de Caja Segovia.

Las partes de la acusación esperan que el proceso de Caja Segovia termine lo antes posible

C. B. E.segovia

Las reacciones de las acusaciones no se hicieron esperar. Cosme Aranguren, portavoz en el Ayuntamiento de la capital de UPyD-Centrados en Segovia, mostraba «una moderada satisfacción» con el nuevo auto del Juzgado número 2 por el que se abre la puerta del juicio oral para seis encausados por las prejubilaciones millonarias de Caja Segovia. No en vano, recuerda que fue una denuncia del partido magenta la que abrió el proceso judicial hace más de cinco años. La alegría no es completa y guarda cautela, ya que «nos da pena que solo se hable de los 17 millones de 2010, pero no se habla de las dos pólizas pendientes y que suman unos 15 millones de euros». A pesar de ese pero, Cosme Aranguren se congratula de que el magistrado «nos esté dando la razón», y anuncia la intención de la asociación cultural de personarse en el juicio.

Por su parte, El representante legal de la acusación popular encarnada por Izquierda Unida (IU), Alberto López Villa, calificaba de «muy bueno» el auto conocido ayer por el que el caso de las prejubilaciones millonarias de caja Segovia se acerca al juicio oral. «Es lo que queríamos», afirma el letrado. Sin embargo, el abogado echa en falta más nombres en la lista, en la que figura seis altos directivos de la entidad financiera en 2010. «Tal vez estudiaremos ampliar las peticiones de acusación», comenta; aunque de momento toca preparar el escrito de acusación. «Son miles de folios y muchos son ilegibles porque es documentación bancaria con claves internas y abreviaturas, y vamos a tener diez días» a partir del traslado del juez. Para López Villa, hay un detalle importante relacionado con la reclamación de la devolución del dinero. «Que se requiera a Caser es clave porque se le puede hacer responsable civil subsidiario y garantizaría el pago», intuye el letrado.

«Valoración positiva»

La acusación popular de la Confederación Intersindical de Cajas (CIC) da la bienvenida al auto del juez del Juzgado número 2. «Nuestra valoración ha de ser positiva», asevera su representante, José Ignacio Bernabé, quien recuerda que «la Audiencia Provincial ya vio indicios de apropiación indebida y administración desleal». Así, confía en que salga adelante el juicio oral y manifiesta el deseo de que «ojalá esto termine lo antes posible». Quiere dejar claro que este proceso judicial proviene de «una gestión anterior» que no tiene que ver con la actual tras la integración en Bankia.

«Más diligencias»

El abogado que defiende los intereses de la única acusación particular de la causa de las prejubilaciones millonarias, es decir, de la Fundación Caja Segovia, también saca una lectura positiva del auto del juez que instruye el procedimiento y que da por concluida la instrucción con seis encausados de cara al juicio oral. Rafael Yturriaga vaticina que «pedirá más diligencias por anticipado». En este sentido, además de seis exdirectivos, plantea la solicitud de que «todos los beneficiarios sean partícipes a título lucrativo» con el fin que se reintegre el dinero a la entidad que heredó la labor de la Obra Social y Cultura.

Yturriaga matiza que queda por saber cuánto y cuándo cobraron para precisar la cuantía que se debería devolver. Por otro lado, asegura que «las estrategias de la defensa por deslegitimar a la Fundación Caja Segovia carecen de fundamento legal». De esta forma, hace hincapié en que la entidad a la que representa es «la perjudicada».