El cocido popular de las mujeres de Vallelado reúne a 200 vecinos

Grupo de socias de Asomuva encargadas de la elaboración del cocido./
Grupo de socias de Asomuva encargadas de la elaboración del cocido.

La falta de espacio impidió que la participación fuera mayor

CRUZ CATALINAVallelado

El éxito organizativo y el poder de convocatoria ha presidido por segundo año el cocido popular organizado por la Asociación de Mujeres de Vallelado (Asomuva), con la colaboración del Consistorio valleladense. De hecho, fueron muchas las personas que se quedaron sin poder degustarlo por falta de espacio físico en el que acomodar a más de los 200 comensales que acudieron a las instalaciones culturales del Cuartel. Y eso que este año la benevolencia del tiempo permitió instalar en el exterior, al abrigo del dos veces centenario edificio y protegida por una carpas plegables, la zona de elaboración y reparto por donde desfilaban los vecinos de Vallelado y de municipios cercanos de la comarca pinariega para recoger su completa ración de cocido antes de entrar al salón polivalente.

El equipo estuvo formado por Mari Carmen Fraile, que se encargó del reparto de la sopa, Tere Vicente, que hizo los propio con los garbanzos; Sagrario Villanueva, encargada de la verdura; la Catalana, con el chorizo y la morcilla; Conchi, con el tocino y relleno; Rosario Cuéllar, con la carne; Carmina, con las aceitunas aliñadas; y Juani, con las bandejas. Al frente del grupo, la presidenta de Asomuva, Beni Arranz, que se encargó de la recogida de los tickets. Todas ellas trabajaron con ahínco desde el día anterior para que todo saliera lo mejor posible.

En esta ocasión los comensales dieron buena cuenta de 22 kilogramos de garbanzos, 25 de carne de vacuno, 10 espinazos de cerdo enteros, 12 kilos de chorizo fresco, otros 12 de morcillas, al igual que de tocino, 8 de huesos de caña, 5 gallinas, 20 kilos de patatas, 12 de sopa y 24 repollos, además de seis docenas de huevos y la correspondiente cantidad de pan rallado, ajo, perejil y aceite para la elaboración de más de 200 rellenos que conformaron los tres platos (sopa, legumbre con verdura y viandas). A ello se sumó el postre, la bebida y el pan.