La Diputación distribuirá ejemplares de árboles y arbustos en 75 municipios

Árboles recién plantados en un municipio de la provincia. /
Árboles recién plantados en un municipio de la provincia.

Entre otros, se repartirán 250 olmos resistentes a la grafiosis, punta de lanza para la recuperación de la especie

EL NORTEsegovia

La Diputación de Segovia, a través del Área de Promoción Económica y gracias al acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), pone a disposición de 75 ayuntamientos segovianos de menos de 5.000 habitantes, la posibilidad de incorporar más de un millar (1.031) de ejemplares arbóreos y arbustivos de especial interés ambiental, así como otros 250 olmos resistentes a la grafiosis.

La medida persigue tanto mejorar el ajardinamiento urbano como colaborar en la preservación de especies autóctonas o especialmente beneficiosas para el medioambiente mediante su uso en jardinería urbana. Así, entre los árboles distribuidos hay 250 olmos comunes resistentes a la grafiosis agresiva, enfermedad que supuso la muerte masiva de ejemplares de olmo común en España desde 1980. El olmo común, también conocido como negrillo o álamo negro, era el árbol más usado históricamente para dar sombra en las plazas de los pueblos y en muchos municipios eran auténticos símbolos, que desgraciadamente se perdieron con la llegada de esta enfermedad. Esta iniciativa pretende ser un primer paso para la recuperación de esta especie tan singular y su reintroducción en los pueblo.

Además de olmos comunes se han distribuido manzanos silvestres, cerezos, serbal de cazadores, libocedro, pino albar y negro, tejo, aligustre, fresno, plátano, bonetero, arraclán y aliso. Todas ellas especies bien aclimatadas a Segovia y que minimizan los costes de mantenimiento.

El programa ha tenido especial éxito y hasta 76 municipios presentaron su solicitud. Todas han sido atendidas menos la relativa a El Espinar, al superar los 5.000 habitantes. Para la distribución se han tomado como parámetros factores demográficos, con un máximo de 15 árboles para pueblos de menos de 500 habitantes y así progresivamente hasta los 35 árboles para municipios con más de 3.000 habitantes.

Los municipios que entran en la distribución se comprometen a cumplir unos requisitos concretos a efectos de documentación (especificar lugar de plantación y origen del ejemplar, plantar en zonas de uso público, entre otros). Por otra parte, técnicos de Promoción Económica asesoran sobre los lugares y métodos más eficaces para el crecimiento de cada especie.

Plagas

«A menudo para jardinería urbana se han utilizado especies, quizá con especial valor decorativo, pero con problemas de expansión de plagas, poco reactivas a las condiciones climáticas locales o con unos índices de polen que facilitan las alergias», explica Jaime Pérez, diputado de Promoción Económica. La idea es fomentar el uso de árboles bien adaptados a la climatología segoviana, y en el caso de los olmos facilitar su recuperación en Castilla.

Los ejemplares han sido producidos en el Centro Nacional de Recursos Genéticos Forestales de Valsaín, dependiente del Ministerio, quien los ha donado a la Diputación de Segovia para este fin. Desde hace más de 30 años el Ministerio y la Universidad Politécnica de Madrid desarrollan el Programa Español para la conservación y mejora de los olmos ibéricos, en el que se han obtenido los primeros clones resistentes a la enfermedad de la grafiosis y que ahora se plantarán con esta iniciativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos