UCCL advierte de la difícil situación del sector agrícola y ganadero de Segovia

Una cosechadora trabaja en un campo de cereal./
Una cosechadora trabaja en un campo de cereal.

Juan Manuel Palomares prevé un 2017 de movilizaciones tras un año de bajadas en los precios y aumentos en los costes

QUIQUE YUSTEsegovia

«Las cuentas siguen saliendo francamente mal». Con esta frase resume Juan Manuel Palomares, coordinador de Unión de Campesinos de Segovia, un año 2016 en el que a pesar de que las cosechas y las producciones han acompañado en la gran mayoría de los sectores, la bajada de los precios y el aumento de los costes hacen poco rentable el trabajo de los agricultores y ganaderos de la provincia. «En líneas generales la renta agraria ha subido el último año», apunta Palomares, quien sin embargo recuerda que la brecha con el resto de «rentas urbanas» sigue siendo grande.

En el último año ha aumentado la producción de cereales, patatas y puerros, se ha mantenido la de zanahorias y ha bajado la de la remolacha. La situación no es mejor en los sectores ganaderos. El vacuno de leche está a la baja tras unos meses de altibajos, mientras que el ovino de leche está sufriendo el abandono de este tipo de explotaciones. «En el caso del porcino también hay una ligera bajada de precios. Muchas explotaciones están cambiando su modelo de explotación a uno de integración», afirmó el coordinador de UCCL de Segovia, quien también lamentó la situación del conejo, cuya rentabilidad «está en el filo», o del vacuno de carne, donde asegura se constatan problemas «de sanidad animal por un rebrote de la tuberculosis en la ganadería extensiva».

Palomares también denunció la falta de convocatorias para la incorporación de jóvenes agricultores y la escasez de ayudas dentro del Plan de Desarrollo Rural, aunque reconoció que bajo la gestión de la actual consejera de Agricultura de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, se ha hecho frente a gran parte de las deudas que había pendientes. En cuanto a las ayudas de la PAC, afirmó que continúa siendo «un ingreso importante en la actividad agraria sin el cual la rentabilidad estaría totalmente hundida», deplorando su complejidad y reclamando una simplificación.

Por último, Juan Manuel Palomares prevé un 2017 con movilizaciones y reivindicaciones importantes debido a la difícil situación en la que se encuentran los sectores agrícolas y ganaderos. Para solucionar parte estos problemas apuesta por hacer contratos «más coherentes» de los que se tienen en la actualidad, que hacen que «el consumidor siga pagando mucho que no le llega a productor. Son las dos partes de la cadena que se están viendo gravemente perjudicadas por esta situación en la que la industria de la distribución sale como importante ganadora», concluyó el representante de la organización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos