El Quijote, según Venancio Blanco

Desde la izquierda, Luis Senovilla, Jesús García, Francisco Blanco, Gonzalo Santonja y Sonia Martín, durante la inauguración de la exposición en la sala cultural Alfonsa de la Torre. /
Desde la izquierda, Luis Senovilla, Jesús García, Francisco Blanco, Gonzalo Santonja y Sonia Martín, durante la inauguración de la exposición en la sala cultural Alfonsa de la Torre.

La sala cultural Alfonsa de la Torre acoge, hasta el 10 de junio, una exposición de esculturas, dibujos y fotografías del artista salmantino

MÓNICA RICOcuéllar

La sala cultural Alfonsa de la Torre ofrece desde ayer una incursión en el mundo escultórico que Venancio Blanco (Matilla de los Caños, Salamanca, 1923) ha imaginado en torno al Quijote. La exposición itinerante Venancio Blanco. Una mirada a Cervantes recala hasta el 10 de junio en Cuéllar, dentro de la programación cultural de temática cervantina elaborada conjuntamente por la Diputación de Segovia y el Ayuntamiento .

La muestra, puesta en marcha por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, junto con la Fundación Venancio Blanco, alberga esculturas, dibujos y fotografías del escultor salmantino, de 93 años. En ella se puede ver cómo fue el proceso de preparación de un monumento de bronce de varios metros de altura, situado en Valdepeñas, erigido a don Quijote, además de su serie Dibujos de desayuno, de este mismo año, en el que el artista realiza bocetos de la obra más universal de Cervantes sobre pequeñas servilletas de papel.

Dibujos sobre servilletas

En el recorrido inaugural, el director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Gonzalo Santonja, mostró su admiración por el autor, a quien definió como «uno de los patrimonios artísticos de España y del español». Su obra «es actual, moderna y tradicional», señaló Santonja, quien se mostró convencido de que «será siempre joven». También recordó que Venancio Blanco saluda el día haciendo sus pequeños dibujos sobre servilletas, algo que confirmó su hijo Francisco Blanco, vicepresidente de la Fundación que lleva el nombre del artista.

El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua siempre ha contado con Blanco. Durante muchos años, recordó Santonja, entregó el premio de la crítica con una escultura suya, y posteriormente se han organizado distintas exposiciones, como la dedicada a Santa Teresa y San Juan o la que se puede visitar estos días en Cuéllar, que conmemora el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes a través de la figura del Quijote.

Una figura en la que Francisco Blanco ve algo de su padre. «En Venancio hay un Quijote y hay un Sancho», afirmó, señalando que el escultor comparte la locura maravillosa del hidalgo y también la humildad, sensatez y saber estar de Sancho, que era quien ponía los pies en la tierra a don Quijote.

Según explicó, en la exposición Venancio Blanco habla a través de su obra, a la que se da continuidad a través de la Fundación. Del autor destacó que es un artista universal «como lo fue Cervantes», y estableció un paralelismo entre la gran figura de la literatura que fue el escritor y la gran figura del arte contemporáneo que es el escultor.

El alcalde de la villa, Jesús García, se mostró sorprendido por la obra expuesta. Como amante del del arte que es, destacó la seguridad en el trazo de los dibujos realizados sobre servilletas de papel y la profesionalidad y el movimiento de las figuras a través de la pluma del autor.

Aunque Venancio Blanco es muy conocido por su faceta de escultor, en la exposición destacan sus dibujos. El motivo de la exposición es el Quijote expresado plásticamente en el bronce, que es la materia preferida del autor, porque es la que menos le condiciona, pero también en el dibujo. En palabras de su hijo, «Venancio no sabe decir nada sin dibujar, lo dice mejor con el dibujo, y es lo que dice a los artistas jóvenes, que es algo necesario y diario, que el dibujo te enseña a mirar para aprender a ver». En esa misma idea abundó Santonja: «Desde la mañana, con la primera luz, ya se encuentra realizando dibujos». Para el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Venancio Blanco, «es una figura absolutamente esencial».

La concejala de Cultura, Sonia Martín agradeció la confianza depositada en la villa para acoger esta exposición, que cuenta también con la colaboración de la Diputación y en la que se rinde homenaje a la figura y la obra literaria de Cervantes.