La Escuela Pública relanza las protestas a pie de calle

Manifestantes en una anterior acción de protesta contra la Ley Wert. /
Manifestantes en una anterior acción de protesta contra la Ley Wert.

La plataforma ha convocado una concentración para este jueves, a las 19 horas, a las puertas de la Dirección Provincial de Educación

EL NORTEsegovia

La Plataforma por la Escuela Pública Laica y Gratuita de Segovia se suma a las movilizaciones que se van a celebrar este jueves «en contra la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), de las políticas educativas elitistas y de los recortes» en el sistema público de enseñanza. La organización anima a padres, alumnos, profesores a participar en la concentración que tendrá lugar, a las 19 horas, a las puertas de la Dirección Provincial de Educación, en la plaza José Zorrilla de la capital.

Tal y como reza esta rellamada a la protesta a pie de calle, la plataforma considera «imprescindible» volver a impulsar las movilizaciones a favor de la escuela pública de calidad, sobre todo «después de años de recortes y de la implantación unilateral de políticas educativas». Ante la próxima cita electoral, y con independencia del gobierno que salga elegido de las urnas, el colectivo quiere relanzar el mensaje de oposición y rechazo a la Ley Wert y a los procesos de elitización de la educación.

La retahíla de reivindicaciones que ponen los convocantes sobre la mesa la lidera la derogación de la reforma educativa llevada a cabo por el Ejecutivo del Partido Popular a través de la LOMCE. La plataforma exige la paralización cautelar de su desarrollo y la reversión de los recortes educativos y de las privatizaciones. Además, reclama «la revocación de las contrarreformas universitarias, en especial el llamado '3+2', y la no aplicación de las pruebas externas de 3º y 6º de Primaria».

Para los representantes de la Escuela Pública, Gratuita y Laica, el sistema educativo actual entiende la enseñanza «como una carrera de obstáculos, donde se valoran solo los resultados de los alumnos, se instrumentaliza a las familias y se fomenta la precariedad laboral de los docentes, con una inversión mínima, haciendo de la educación un proceso selectivo al que solo llegarán las élites, obviando la función compensadora de la educación pública».