Estoy un poco hartito

José María Bravo, alcalde de San Miguel de Bernuy y procurador regional del PP. /
José María Bravo, alcalde de San Miguel de Bernuy y procurador regional del PP.

El alcalde de San Miguel de Bernuy y procurador en las Cortes critica que las nuevas fuerzas políticas den «clases magistrales sobre gente normal»

JOSÉ MARÍA BRAVOsegovia

El descubrimiento de América se produjo en 1492, y hoy en día sigue habiendo gente que la descubre. Parafraseando a un periodista de Cuéllar en un artículo que hacía sobre mi persona, hay políticos que curran y otros que se lo curran. Y por seguir también con el refranero popular, unos tienen la fama y otros cardan la lana.

Y os preguntaréis: ¿Por qué este comienzo?.

Muy sencillo, estoy un poco hartito de que las nuevas fuerzas políticas descubran América todos los días, que hayan puesto de moda las oficinas parlamentarias, o con un nombre similar, puestas en marcha por el Partido Popular hace más de veinte años, o asambleas ciudadanas, reuniones que hacemos desde el Partido Popular por todos los rincones de la provincia desde hace años.

Estoy un poco hartito de que se les llene la boca con el tema de la despoblación y el medio rural, cuando alguno no sabe ni lo que es un pueblo, no digo nada si hablamos de surcos, coteras, hitos, hacenderas.., algo que demostraron con la nula presencia de sus candidaturas en el medio rural, alguno puede pensar que son de importancia menor.

Estoy un poco hartito de las clases magistrales sobre gente normal. Aquí me detengo; pónganse en situación: primera Comisión de Cultura en las Cortes de Castilla y León, donde la representante de Podemos dice algo así como «ya era hora de que llegara gente normal a las instituciones». Si en ese momento me pinchan no sangro. Señores, prefiero vivir desde mi anormalidad por vivir en un pueblo de 180 habitantes, donde los representantes municipales somos los alguaciles, los médicos, los taxistas, incluso en los peores momentos la funeraria..

Estoy un poco hartito de que solo haya buenos y malos, mangantes y santos, los que están con la gente y los que están solo por intereses propios.

Cuando una persona se dedica al ejercicio de la política, este debe ser con mayúsculas, y eso sin duda es lo que hacen miles de hombres y mujeres en toda España, y de muchos partidos políticos en los pueblos de nuestro país, salvo de los que no prestan sus siglas para el medio rural. Hombres y mujeres que no perciben ni un solo euro por la dedicación a su localidad, sin sueldos, sin coches oficiales, sin teléfono móvil de consistorio, sin cobrar comisiones por asistencias a plenos y un largo etcétera. Aquí mi pequeño homenaje a todos ellos.

Estoy un poco hartito de que se generalice tanto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos