Julio Amores gana la clásica ciclista de 'La Chuleta'

El público aplaude al paso de los ciclistas. M. Rico/
El público aplaude al paso de los ciclistas. M. Rico

La lluvia y el viento fueron protagonistas de la quincuagésimo octava edición de esta cita, que hermana deporte y gastronomía

MÓNICA RICOcuéllar

El ciclista del equipo ControlpackJulio A. Amores se ha alzado con la victoria en la quincuagésimo octava edición del Gran Premio Ciclista Cuéllar, conocido popularmente como carrera de La Chuleta, pues unida a la cita deportiva existe una gastronómica que traslada a cientos de cuellaranos y vecinos de toda la comarca hasta los pinares cercanos al recorrido de la prueba, donde disfrutan del deporte y de una jornada de campo acompañada de unas ricas chuletas a la parrilla.

La carrera de ayer estuvo marcada por la meteorología adversa, que se hizo patente en la localidad en forma de lluvia intermitente y viento. A pesar de ello, casi 200 corredores tomaron la salida a las 10 horas de la mañana para recorrer los 165 kilómetros de circuito, que transcurre por Cuéllar, Torregutiérrez, San Cristóbal de Cuéllar, Vallelado, Chañe y Arroyo de Cuéllar, para regresar nuevamente a la localidad. Los ciclistas que completaron la prueba tuvieron que realizar cinco vueltas a este circuito.

Ya desde la segunda vuelta, un grupo formado por una docena de corredores se adelantó al grueso del pelotón, tomando una clara ventaja de varios segundos, que se fue acrecentando y llegó a ser superior a los tres minutos, aunque se redujo algo en la línea final. De este grupo, el vencedor fue Julio A. Amores, con un tiempo de tres horas 40 minutos y 26 segundos. El segundo lugar lo ocupó José Manuel Gutiérrez, del equipo Rías Baixas, con el mismo tiempo. El podio lo cerró Eriend Sindstrom, del Kuot Construcciones Paulino, también con igual crono; un tiempo que repitió Pablo Benito, del Caja Rural, que ocupó el cuarto lugar en la clasificación.

Un año más hay que destaca el esfuerzo organizativo del Club Ciclista San Miguel, que se encarga de la celebración de esta prueba en la que participan ciclistas de categoría Sub 23 y Élite y forma parte del trofeo Castilla y León, y que cuenta con un gran número de voluntarios que hacen posible que la prueba se pueda realizar año tras año.

En esta ocasión la única incidencia destacable fue una caída en el circuito, que se saldó con un ciclista herido en un rodilla, que fue trasladado hasta el centro de salud de la localidad, donde recibió atención médica.

Los cuellaranos y vecinos de distintos puntos de la comarca cumplieron fielmente con la tradición y se apostaron en los pinares de los dos márgenes de la carretera de Arévalo, en esta ocasión ayudados por lonas, grandes sombrillas, cenadores e incluso tiendas de campaña, que les salvaguardaron de la lluvia, desde donde animaron a los ciclistas a su paso en cada una de las cinco vueltas al circuito, y realizaron sus hogueras (con el permiso excepcional de Medio Ambiente) en las que no faltaron las ricas chuletillas, acompañadas de otros manjares como chorizos, pancetas o salchicha. Un año más, se consiguió que nada empañara la jornada de hermanamiento entre el deporte y la gastronomía local más popular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos