Todos los equipos de combate medieval españoles acudirán al Torneo de Pedraza

Taller de lana, materia de la que la comarca fue la mayor exportadora. El Norte/
Taller de lana, materia de la que la comarca fue la mayor exportadora. El Norte

En la cita, los días 19 y 20, estará presente también un grupo de Portugal

EL NORTEsegovia

El castillo de Pedraza, actual Museo Ignacio Zuloaga, recibirá a todos los equipos españoles de combate medieval actualmente formados los días 19 y 20. Todos sin excepción han respondido a la invitación para acudir al I Torneo Castillo y Villa de Pedraza. Desde Andalucía a Cataluña, pasando por Levante, Logroño, Castilla La Mancha y Madrid, ya están empaquetando sus armas y armaduras para participar en esta primera cita. «Y tendremos la suerte de ver debutar al joven equipo de nuestra Castilla la Vieja. También se anuncia la presencia de un equipo de Portugal, con quienes tanta historia común nos une», señala la organización.

Forman los equipos mujeres y hombres, que en este deporte se denominan damas y caballeros luchadores, de edades que van desde los veintipocos hasta cerca de la cincuentena. Su perfil profesional es muy diverso. Hay bomberos, expertos en el mundo rural, militares, profesores de Primaria, de Universidad y de Educación Física, profesionales de diferentes áreas de la medicina, estudiantes, pequeños empresarios, hostelería o buceadores profesionales, entre otros. Y les une esta pasión por un deporte que está creciendo en este país. La historia en España de este deporte de full contact, basado en los torneos a pie que se practicaban durante los siglos XIV, XV y XVI, es muy reciente. Con apenas dos años de recorrido desde que unos pocos pioneros salieron a luchar a otro países por primera vez, sin embargo, ya son diez los equipos formados, y tres más que se están formando. Se comienza desde escudero, y al igual que en esos siglos, el mérito y el esfuerzo priman para poder llegar a ser luchador-caballero de combate medieval. Para vestir una armadura y llegar a combatir en una liza (cuadrilatero de combate), se entrena con materiales blandos, coderas, casco, rodilleras, coraza, y armas. Duros ejercicios para adquirir destreza, precisión e ir aumentando el peso de lo que luego serán las armas desde 1 a 2,5 kilos y armaduras reales de entre 25 y 40 kilos de peso.

También se podrá disfrutar de un mercado de artesanos de excelente calidad, con talleres de época como el de la lana, precisamente en una comarca que fue la mayor exportadora de esta materia y que todavía mantiene la Cañada Merina Real. Historia, deporte y entrenamiento esperan a quienes acudan a esta cita.

 

Fotos

Vídeos