La cultura llora la muerte del poeta Luis Javier Moreno

Luis Javier Moreno, poeta segoviano. /
Luis Javier Moreno, poeta segoviano.

El escritor y traductor segoviano, primer ganador del Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma, ha fallecido a los 68 años de edad

EL NORTEsegovia

El mundo literario y la cultura en general están de luto. Ha muerto el poeta segoviano Luis Javier Moreno. El primer ganador del Premio Jaime Gil de Biedma, ha fallecido a la edad de 68 años. La noticia del óbito ha conmocionado a colegas y amigos. Licenciado en Filología Románica pr la Universidad de Salamanca, Moreno ha sido un faro que ha guiado a la poesía española en las últimas décadas.

Su extensa obra poética está salpicada de reconocimientos. Además del galardón segoviano, recibió en 1988 el premio Rafael Alberti y el Antonio Machado en 2012. Sin embargo, quien le conocía bien por la amistad que solo los años saben soldar, subyace en torno a su figura literaria un cierto poso amargo, un halo de desencanto por no haber sido valorado como se merecía. La muerte de Luis Javier Moreno deja un vacío. Y no es un tópico baladí. El fallecimiento de quien ha sido amigo durante cuatro decenios ha apesadumbrado a la concejala de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos, y a su esposo, el escritor Ignacio Sanz, con el que además de ese lazo afectivo le unía una formidable relación literaria. Ambos han mostrado sus condolencias y reivindican la belleza y el prestigio de la obra de Moreno.

De Santos asegura que el poeta segoviano «ha sido un referente poético no solo en Castilla y León, sino en España». Sobrecogida por la noticia, para la concejala y amiga de Moreno, su defunción supone «hoy por hoy la pérdida de un activo cultural muy importante de la cultura segoviana». Ese paso quizás desapercibido para muchos de Luis Javier Moreno también le apena a De Santos, quien ha lamentado que «a veces lo que se tiene no se ve».

Reivindicación del verso

Ese halo de desengaño pudo contribuir a un mayor retraimiento voluntario, que no impidió que sus versos y su prosa continuaran fluyendo. «Falta muchísimo que hacer con la figura del poeta, y cuanto antes lo hagamos, mejor», ha esgrimido Claudia de Santos en su reivindicación del papel que ha encarnado el autor fallecido. Tampoco quiere dejar en el olvido su faceta como traductor de Horacio, Robert Lowell o Theodore Roethke. Esa formación vital como estudioso de la Filología Románica se observa en las referencias a los autores clásicos grecolatinos en su profusa obra poética y literaria.

Luis Javier Moreno inauguró en 1992 el palmarés del Premio Jaime Gil de Biedma con su poemario 'El final de la contemplación', que ganó 'ex aequo' con el escritor cubano José Pérez Olivares. Sus versos merecieron la distinción de un jurado en el que estaba Rafael Alberti. Precisamente, el autor segoviano era una de las figuras llamadas a protagonizar las bodas de plata del galardón internacional y los homenajes conmemorativos de los veinticinco años de la muerte del escritor barcelonés entrañado hasta la médula en las tierras pinariegas de Nava de la Asunción. Sin embargo, problemas de salud impidieron la presencia de Moreno en el tributo poético y musical que tuvo lugar en la madrileña sala Clamores el pasado mes de junio, en el que participaron, entre otros, el poeta, periodista y director de El Norte de Castilla, Carlos Arganzo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos