Azálvaro critica que la Junta pretenda eliminar los nidos de cigüeña del templo de San Eutropio

Cigüeñas en el tejado de la iglesia de El Espinar./
Cigüeñas en el tejado de la iglesia de El Espinar.

El colectivos cree que esta actuación «compromete la credibilidad» de la declaración del municipio como Reserva de la Biosfera

EL NORTEsegovia

La organización conservacionista Colectivo Azálvaro critica la eliminación de la colonia de cigüeña blanca que, según sus análisis, está detrás del proyecto de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta para reformar las cubiertas de la iglesia de San Eutropio, en El Espinar. En un comunicado, lamenta que la administración autonómica haya desoído las propuestas presentadas por este colectivo «para compatibilizar los valores culturales de esta localidad» y asegura que la postura adoptada «supone no solo una amenaza a la credibilidad de la reciente declaración como Reserva de la Biosfera, sino que también compromete la efectividad exigida a una rehabilitación con elevado coste económico».

Según la organización, el proyecto «ignora de modo lamentable el contexto biológico y turístico del que forma parte este Bien de Interés Cultural; desprecia las asumibles medidas preventivas y compensatorias argumentadas por el Colectivo Azálvaro, y además mantiene una cuantiosa partida destinada a unos más que cuestionables efectos disuasorios a la nidificación de las citadas aves», informa Ical. «Una lamentable postura que desoye al tiempo las recomendaciones técnicas emitidas desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia que afectará gravemente a estas poblaciones bajo régimen de protección especial y, por supuesto, tendrá un lógico impacto sobre los inmediatos inmuebles particulares del casco urbano», continúa el colectivo en su exposición de argumentos.

Colectivo Azálvaro subraya que la presencia de esta avifauna no justifica la intervención sobre el chapitel, sacristía o baptisterio y que tampoco es responsable directa de las filtraciones detectadas, y sugiere que «ni las descargas eléctricas ni los sonidos estridentes, como tampoco el desmontaje de las ocho plataformas existentes o la colocación de siluetas, están a la altura de la situación, pues su falta de efectividad está más que comprobada, con resultados incluso totalmente opuestos al esperado, y podrían vulnerar algunos principios contra el maltrato animal». Además, advierte de que el Ayuntamiento de El Espinar y la propia iglesia de San Eutropio podrían tener que hacerse cargo en solitario de las consecuencias provocadas «por esta desastrosa actuación», y concluye que es «un rechazo gratuito a este referente de biodiversidad».