El culto taurino acapara la fiesta en honor de la Exaltación de la Santa Cruz

Cabestros y novillos conducidos por los caballistas en el encierro campero. /
Cabestros y novillos conducidos por los caballistas en el encierro campero.

Al encierro campestre, le sucedió el concurso de cortes, que ganó Daniel Ortega, de Carbonero el Mayor

CRUZ CATALINAvallelado

Los vecinos de Vallelado continuaron ayer inmersos en la celebración de sus fiestas patronales en honor a la Exaltación de la Santa Cruz. Los toros, los de verdad, fueron protagonistas en sesión matinal, vespertina y nocturna; y los de mentira, pero que ayudan a crear afición entre los niños, pasado el mediodía.

La jornada sabatina comenzó con un breve y perfecto primer encierro campero de esos que gusta por las ganas de más que deja. Apenas bastaron algo más de quince minutos para que la manada formada por dos novillos utreros y cinco cabestros conducidos por un centenar de caballistas cubriera los algo más de dos kilómetros de recorrido y se presentara de forma compacta, a galope tendido, en el embudo de acceso al itinerario urbano que les conduciría hacia los corrales del coso, donde se agolpaban numerosas personas que aguardaban con expectación la llegada. La siguiente cita taurina estaba dedicada a los más pequeños, que se divirtieron con un encierro ecológico en el que se soltaron varios toros de carretón en los aledaños de la plaza del Barruelo.

Sin incidentes

A primera hora de la tarde la actividad continúo con la ya tradicional regata de bebedores de cerveza organizada por el bar Vicente y la Asociación Cultural La Tahona. Tras el almuerzo y el café, la actividad volvía a la plaza portátil con el ya clásico concurso de cortes de novillos, en el que participaron trece aficionados al toreo a cuerpo limpio procedentes de varios puntos de la región. Distribuidos en tandas, midieron sus fuerzas arriesgando ante los cornúpetos en las dos semifinales. Fuera de concurso participaron otros cuatro jóvenes promesas.

Una gran final, en la que como en las semifinales clasificatorias no hubo que reseñar incidente alguno, ante un público expectante y agradecido que casi llenaba el coso. Se impuso el cortador de Carbonero el Mayor, Daniel Ortega; seguido del vallisoletano de Serrada, Álvaro Martín, el también segoviano de Carbonero y ganador el pasado año, Francisco Herrero, y en cuarto lugar Alfonso Aguado, de La Parrilla.

La jornada se completó ya al filo de la medianoche con el segundo encierro nocturno por el recorrido urbano que va desde la calle Mata hasta la plaza de toros, detrás del viejo frontón cubierto, al siguió una animada suelta de vaquillas.