Artillería estrenará en septiembre su nuevo simulador de campaña

Un militar explica el contenido de una de las pruebas ante un simulador. Diego de Miguel-Ical/
Un militar explica el contenido de una de las pruebas ante un simulador. Diego de Miguel-Ical

El general Sanz y Calabria valora el «intercambio de conocimiento» que aportaría el acuerdo de uso por otros ejércitos de la OTAN, aunque firmarlo requiere un proceso de varios años

DAVID ASO-ICALsegovia

La Academia de Artillería de Segovia prevé poner en marcha su nuevo simulador de campaña el próximo mes de septiembre. Una unidad formada por más de 40 efectivos lo ha sometido a diversas pruebas a lo largo de esta pasada semana para llevarlo al límite, detectar fallos y corregirlos, de cara a garantizar la operatividad de un sistema virtual de adiestramiento e instrucción que, 14 años después del estreno de su primera versión, recuperará su condición de referente mundial.

De ahí que se baraje que el Simulador de Artillería de Campaña (conocido como Simaca) pueda ser utilizado en el futuro por otros ejércitos de la OTAN, aunque un acuerdo de tal calibre requiere «un proceso de varios años» que todavía debe dar sus primeros pasos, según explica el recién ascendido a general de división Alfredo Sanz y Calabria. «Todo es empezar», en cualquier caso, dado que esta opción supondría además «un valor añadido importantísimo»para la propia academia y el Ejército español, ante el «intercambio de conocimiento» que reportaría la «simple observación» de los ejercicios que practicasen las fuerzas aliadas en Segovia.

Pero antes de iniciar ese camino «largo, complejo y tedioso» condicionado por trámites «puramente militares y de política de Defensa», hay que preparar el terreno. «Con la prueba de estrés obligamos al simulador a llegar al límite de sus posibilidades, que es cuando se ve si efectivamente todo el sistema va bien, si no se cuelga o se ralentiza Lógicamente deben salir fallos para poder corregirlos», explica.

«La idea es tenerlo en septiembre ya en producción, y yo creo que más o menos vamos cumpliendo los plazos», valora quien ha dirigido la academia durante los últimos tres años y medio, y que precisamente en las próximas semanas inicia su nueva etapa como jefe de recursos logísticos en el cuartel supremo de la OTAN en Europa (Shape), ubicado junto a la localidad belga de Mons.

En paralelo, el proyecto que está desarrollando la empresa Tecnobit avanza también con la «fase de contratación de una segunda parte del simulador» que le dará «todavía más capacidades», como la recreación del control de fuegos aéreos, la observación con drones o la interconexión con otros centros de simulación gracias a la implantación de un nuevo soporte o protocolo de comunicación HLA. «Entonces estaremos en condiciones de hacer ejercicios comunicándonos por ejemplo con los simuladores Steel Beast de las bases del Ejército de Tierra, el de helicópteros de la base de Almagro (Bhela-1) o el de aviones de Torrejón», destaca.

16 veces el tamaño de Madrid

El centro de simulación adopta ahora la tecnología de los videojuegos bélicos de hoy, gráficos similares y más inteligencia artificial pero, evidentemente, con un nivel de complejidad y realismo muy superior para ajustarse a las exigencias de un entrenamiento profesional. Las formas poligonales del viejo Simaca, pionero cuando se puso en marcha en 2001, ya son historia y dejan paso a un nuevo software que saltó en 2002 de la industria de los videojuegos a la armamentística de Estados Unidos, y que este año entra en el centro de formación militar en activo más antiguo del mundo con su versión más moderna.

La capacidad de proceso crece así de forma exponencial. Se podrán desarrollar operaciones virtuales en escenarios reales o ficticios de hasta 10.000 kilómetros cuadrados (16 veces el tamaño de Madrid capital), frente a los 400 de antes (el doble de Valladolid), y recrear cualquier parte del mundo siempre que se disponga de la cartografía adecuada, tanto ciudades como desiertos o selvas. La oferta de misiones es innumerable, desde controles de carretera hasta tratar con población local, contraemboscadas, escoltas o convoyes.

Esa amplia amalgama de posibilidades que ofrece es la que convierte este centro en «una herramienta extraordinaria no sólo para mejorar procedimientos, sino también para elevar la capacidad de intercambiar conocimiento» con otros ejércitos si se firma el citado acuerdo de uso con la OTAN. «Aquí se puede hacer cualquier ejercicio, y en el momento en que viene una unidad española de donde sea, que ha estado desplegada en una misión en el exterior, ha visto cosas distintas y quiere desarrollar ideas nuevas, de la simple observación extraes lecciones de inmediato», explica el general.

Por este centro suelen pasar al menos dos veces al año todas las unidades de Artillería de Campaña del país. Aunque no sucederá igual en este 2015, dado que para instalar el nuevo Simaca hubo que desmantelar primero el anterior. «Y si vienen a instruirse unidades de otros países, evidentemente será un valor añadido importantísimo por razones que no hace falta explicar» incide, «aparte de que permitiría que más gente conociera Segovia, lo cual viene bien a la ciudad».

Renovación

Pero la renovación del centro de simulación no se limita al Simaca, ya que desde hace dos años se trabaja en la mejora e interconexión de los simuladores de artillería antiaérea que tiene la academia repartidos en sus dos acuartelamientos, Baterías y San Francisco. El ligero y el medio comparten aula en el primero, en el segundo se encuentra el antimisiles Mistral, y ponerlos en contacto abrirá la posibilidad de instruir ya no sólo a los tiradores, como hasta ahora, sino a los puestos superiores de mando que los coordinan.

Así, podrán practicar «quienes toman decisiones sobre dónde se tira, cuándo y por qué». «Pero la conexión no era tan fácil como tirar un cable de teléfono, se trata de sistemas complejos y esto es lo que nos ha llevado dos años», justifica el general, quien espera que «en cuestión de semanas» se inicien también estas pruebas para llegar al final del verano con todos los simuladores del centro completamente actualizados.