La Policía Local de Segovia iniciará controles de drogas a los conductores a partir de abril

María José de Andrés y Julio Rodríguez, en la rueda de prensa./
María José de Andrés y Julio Rodríguez, en la rueda de prensa.

Los agentes y la DGT han detectado síntomas de consumo de estupefacientes y psicoactivos en personas que no dan positivo en las pruebas de alcoholemia

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ

La fecha no está establecida aún, primero tendrán que seguir los agentes los cursos de capacitación, el próximo mes de marzo, pero la decisión está tomada y la Policía Local de Segovia iniciará a partir de abril controles sobre el consumo de drogas por los conductores. Lo han confirmado este miércoles la concejala de Tráfico y Seguridad Ciudadana, María José de Andrés, y el jefe del cuerpo, Julio Rodríguez Fuentetaja, y la puesta en marcha de estos controles específicos se llevará a cabo «en el segundo cuatrimestre».

La Ley de Seguridad Vial establece que los agentes tengan la formación específica como requisito «indispensable» para que puedan realizar estos controles de consumo de drogas, ya que las pruebas de detección son complejas; la formación la recibirán los agentes de la Policía Local en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT) y la Junta de Castilla y León. También está por determinar que tipo de test se realizará a los conductores, pues caben dos opciones, una barra con reactivos conocida como 'piruleta' mediante la que se recogen muestras de saliva, o bien una máquina con la que la DGT dotará a distintos ayuntamientos que tiene un coste de 9.000 euros. El procedimiento establece que si en un primer momento la muestra es positiva se recoja una segunda para su envío a uno de los cuatro laboratorios toxicológicos de referencia, donde se realiza un contraanálisis.

En todo caso, De Andrés ha señalado que la inversión en estos aparatos y en los análisis de las muestras en los laboratorios de toxicología «se compensará con el importe de las sanciones, que es elevado», pues puede ascender a más de 1.000 euros.

La iniciativa del Ayuntamiento de Segovia tiene como antecedentes los datos recogidos por la Guardia Civil y la DGT, que indican que «hay más gente que conduce bajo la influencia de drogas que la que podíamos suponer», según ha explicado Julio Rodríguez. De hecho, la DGT ha constatado que el 43,1% de los conductores fallecidos el año pasado habían consumido alguna sustancia psicoactiva, y de este porcentaje el 35,4 % estaba relacionado con drogas de comercio ilegal y el 33,3 % con psicofármacos.

Estas pruebas no serán indiscriminadas como en los controles de alcoholemia, sino que serán programadas por la Policía Local. Los reactivos permiten detectar consumo de opiáceos, cocaína, anfetaminas, cannabis, metanfetamina y psicofármacos como las benzodiacepinas, que son «las más habituales», según Rodríguez.

El jefe de la Policía Local ha comentado que los controles de alcoholemia realizados en 2014 también han aportado indicios para considerar que ha habido conductores que no dan positivo por consumo de alcohol «pero presentan rasgos que inducen a pensar que actúan bajo la influencia de otras drogas». Es más, Rodríguez ha destacado que, si bien los datos son relativos porque las pruebas realizadas en conjunto con la Guardia Civil se han centrado en conductores que ya presentaban síntomas, «el porcentaje de positivos ha sido alto pero hay que tener en cuenta que se hicieron de manera selectiva».

De Andrés ha indicado respecto a las pruebas de alcoholemia que en 2014 los agentes de la Policía Local hicieron 344 controles de consumo de alcohol y un total de 2.375 pruebas. El porcentaje de sanciones es bajo, con solo 58 casos positivos, pero en 56 de ellos se llevó a cabo la detención del conductor por el elevado nivel de alcohol o por estar implicado en un accidente.