«La mujer sigue teniendo una posición muy débil en el campo»

Lola Merino, presidenta de Amfar./
Lola Merino, presidenta de Amfar.

La presidenta nacional de Amfar, Lola Merino, habla en Bruselas de la situación de las mujeres en las explotaciones agrarias

EL NORTESegovia

La presidenta nacional de Amfar, (Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural), Lola Merino, asiste este miércoles, 10 de diciembre, en Bruselas, a la mesa redonda de la Comisión Europea de Mujeres Rurales del COPA (Comité de Organizaciones Profesionales Agrarias), una comisión compuesta por las representantes de las asociaciones de mujeres rurales de los 28 países que integran la Unión Europea (UE). La presidenta nacional de Amfar, Lola Merino, es miembro español de esta comisión desde el año 1993.

La mesa redonda reunirá a representantes de los estados miembros de la Unión Europea que aportarán sus experiencias nacionales con el objetivo de intercambiar prácticas y analizar las oportunidades provenientes de la UE para incentivar el espíritu emprendedor de las mujeres y las oportunidades de apoyo en los fondos de la UE.

Las asistentes abordarán la posición de las mujeres en las explotaciones agrarias y las estadísticas de género en la agricultura familiar, que según Merino, constatan que el 30% de las explotaciones de la Unión Europea son gestionadas por mujeres. Sin embargo, la mayoría de las explotaciones actuales siguen siendo empresas familiares gestionadas por una pareja, en la que la que el marido tradicionalmente desempeña la doble función de titular y gestor de la empresa.

La presidenta de Amfar ha recordado que a pesar de los avances de los últimos años en materia de igualdad y de la «gran contribución de las mujeres rurales al sector agrícola, ganadero y a la diversificación económica del medio rural, su posición sigue siendo muy débil».

Por ello, Merino sostiene que debe reforzarse el papel de la mujer en la agricultura y en el medio rural en términos prácticos y jurídicos, facilitando su acceso a los servicios y reforzando su posición en las explotaciones. Muchas mujeres mantienen, con su esfuerzo diario, las economías rurales.