Las corridas de toros caen a la mitad en dos años en Segovia, pero los encierros aguantan

El diestro madrileño David Mora sale a hombros por la puerta grande de la bicentenaria plaza de Segovia en 2013./
El diestro madrileño David Mora sale a hombros por la puerta grande de la bicentenaria plaza de Segovia en 2013.

Los festejos taurinos populares mantienen el descenso paulatino en las últimas temporadas

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ

La provincia de Segovia capea a la crisis, lidia con números y estadísticas, pero mantiene unas cifras a la baja a la hora de contabilizar espectáculos taurinos. Los recortes de los ayuntamientos y de las comisiones de festejos merman la organización de eventos y a falta de ver qué pasará este verano, los datos cerrados de los últimos ejercicios acusan el descenso. Si a mediados de agosto de 2013 los festejos taurinos organizados en la provincia cayeron un 35%, con 37 espectáculos menos que en el verano de 2012, la comparativa de los tres últimos años no ofrece duda. De los 80 espectáculos formales de 2011 se pasó en 2013 a 61, con una disminución del 24,7%, pero entre los eventos de esta categoría destaca el descenso de las corridas, que el año pasado fueron 7, la mitad que en 2011 y una menos que en 2012.

Los datos son de la Estadística de Asuntos Taurinos 2013, han sido publicados recientemente por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y desarrollan los números de toda España, por comunidades autónomas y por provincias. Las cifras aquí reflejadas constatan un descenso generalizado en la celebración del número de corridas de toros en un 9,9% (de 475 a 428) que afecta a todas las comunidades excepto a Castilla y León, donde se celebraron cuatro más (de 57 a 61, el 27,1% del total), lo que representa un incremento del 7%.

El descenso de los números se aprecia en todas las categorías en los últimos tres años, si bien becerradas y novilladas con y sin picadores mantienen el tipo, pues de las primeras se celebraron 20 el año pasado, solo una menos que en 2012 y 2013, de las segundas siete (igual que en 2012 pero dos menos que el año anterior) y de las terceras nueve (las mismas que en 2012 pero una menos que un año antes. Más o menos estable fue también la estadística de corridas de rejones (cinco en 2013 por seis en 2012 y cuatro en 2011), pero en las demás categorías todas las cifras han ido a la baja. Así, los eventos de rejoneo de novillos fueron dos el año pasado, la mitad que en 2011; los festivales, cuatro (frente a los 10 de 2011 y los seis de 2012); y los festejos mixtos, siete (11 el año anterior), mientras que no se celelbró ninguna corrida mixta con rejones ni de toreo cómico.

Festejos populares

La estadística estatal tiene el complemento dela que realiza la Junta de Castilla y León sobre festejos populares (encierros, vaquillas, capeas y concursos de cortes). Aunque no está disponible completa la de 2013, la suma de espectáculos mayores y populares acusó un descenso el año pasado del 35% y la temporada taurina finalizó con muchos menos de los 339 de 2012; a mediados de agosto, la Delegación de la Junta había autorizado 69 espectáculos taurinos en toda la provincia, 37 menos que en 2012, y las vaquillas y los encierros fueron más de la mitad del cartel, con 26 y 18 festejos. El municipio de Segovia fue en 2013 el que más espectáculos organizó (17, impulsada por las fiestas del barrio de San Lorenzo y con la inclusión de la corrida de San Pedro), y desplazó del primer puesto del escalafón a Cantalejo, que bajó de 22 a 10.

El descenso de las cifras de los festejos populares es progresivo año tras año, aunque en cierto modo los aficionados pueden tener la esperanza de que no bajen más los que más tirón tienen, los encierros. Un aliciente es el anuncio realizado por el alcalde de Cuéllar de que este agosto se mantendrá la estructura de otros años. En la comparativa de los ejercicios de 2011 y 2012 el descenso no es muy significativo, de solo un4,1%. La estadística muestra un total de 270 y y 259 espectaculos populares en cada uno de estos años; los encieros fueron casi los mismos (86 y 85),y aunque los campestres bajaron de 7 a 2, los mxtos aumentaron en uno (a 26) en 2012, mientras que puede decirse que se mantuvieron estables las vaquillas (de 139 a 133), las capeas (una cada año) y los concursos de cortes (12). Eso sí, falta por contabilizar el decenso generalizado de 2013.

Menos calidad y menos toros

enos toros

El riesgo es doble, que baje la calidad y que falten toros. Al menos así lo sostiene el ganadero y empresario Luis Antonio Rodríguez Taru, uno de los que más festejos organiza en la provincia de Valladolid y que también es asiduo de muchas fiestas de la provincia de Segovia. Asegura Rodríguez que criar un utrero (animal de tres años) cuesta ahora mismo entre 3.000 y 4.000 euros y que las comisiones y ayuntamientos solo quieren pagar 1.200. «En lo popular acabará bajando la calidad, porque no lo quieren pagar, y lo que no puede ser es que los animales valgan lo que valían hace treinta años», señala el empresario.

En este sentido, advierte de que el próximo año va a haber una falta de toros en el campo tras los efectos de la crisis, que han llevado a cientos de vacas de vientre al matadero. «El ganadero resulta el más perjudicado. Al final Francia se está quedando con los toros que no hemos sabido cuidar en España», por lo que augura un «mal futuro» para los festejos, tanto en los formales como en lo popular.