Expertos discrepan sobre el año de llegada de la tauromaquia a América

Expertos discrepan sobre el año de llegada de la tauromaquia a América

En el marco de la jornada que conmemora la introducción de los toros por Diego Velázquez de Cuéllar

MÓNICA RICOcuéllar

La llegada de los toros y la tauromaquia a América de la mano del cuellarano Diego Velázquez parece ser un hecho más que probado y que ayer se puso sobre la mesa en las distintas conferencias que se impartieron dentro del acto de la conmemoración del quinto centenario de la introducción de este arte en el continente. Sin embargo, a lo largo de las ponencias, diferentes expertos discreparon sobre el año de llegada y sobre la ciudad en la que se desarrollaron éstos, ya que, aunque existe un documento en el que se narra el primer festejo taurino, en ningún momento se aclara el año y lugar en el que se desarrolló.

Así, la opinión de Félix Martínez Llorente, profesor de Historia del Derecho de la Universidad de Valladolid, es la llegada en junio de 1514. Por entonces, según explicó, la única villa que estaba construida era Nuestra Señora de la Asunción y Baracoa, que a su juicio disponía ya de una vida religiosa para tener una procesión del Corpus, motivo por el cual se celebraron los primeros festejos taurinos, de la mano de Diego Velázquez.

Sin embargo otro de los ponentes, en este caso el cubano Alberto Sauri Oliva, licenciado en Derecho por la Universidad de la Habana, recordó que existen autores que optan por el año 1514 y otros por 1515, decantándose por esta última fecha y en lugar de Baracoa por Santiago de Cuba.

Para Sauri, el año 1514 fue fundacional en Cuba y «no es posible que materialmente estuviera Fray Bartolomé de las Casas allí», ya que en sus documentos aparece nombrada la primera cita taurina de América en la jornada del Corpus. Fray Bartolomé de las Casas se encargó de recorrer la isla con sus fundadores, recogiendo en su Historia de las Indias datos históricos, por lo que Sauri piensa que no fue posible su estancia ese año en una celebración y sí un año después.

Llorente desgranó cómo pudo ser esa primera celebración, bajo la suposición de que el toro llegaba a América desde Andalucía, debido a la proximidad de estas ganaderías con la zona del embarque. Así narró cómo después del traslado de las reses desde su lugar de encierro hasta el coso (encierro), se soltaba un toro para regocijo, primero de los caballeros y después del pueblo llano. Los caballeros realizaban juegos de cañas, con lanza larga y corta -los actuales rejones- unos juegos que se convirtieron en ejercicios de valor.

Por su parte, Sauri hizo un repaso de la tauromaquia en Cuba, documentada históricamente desde 1538 hasta 1899, cuando desapareció. Ya en 1538 quedan registrados festejos simultáneos en Santiago de Cuba y La Habana «con juegos de cañas y toros que corrían y alanceaban». También aportó datos como que en el año 1759 se celebró en La Habana la primera corrida de toros oficial y la primera plaza de toros se construyó diez años después.

Tras una pausa, concluyó la parte más histórica de la jornada, para pasar a otra más centrada en el animal. En este espacio tuvieron cabida las conferencias de César Mata y Martín, abogado y ganadero de toros de Tierz, que realizó su ponencia bajo el nombre De España a América, el viaje de la bravura. Le siguió Alberto de Jesús Rodríguez, director de la Revista Bous al Carrer, que se encargó de dar a conocer a los asistentes algunas pinceladas sobre los festejos taurinos populares en América. Finalmente fue el turno de Williams Cárdenas Rubio, presidente de la Asociación Internacional de Tauromaquia, que habló de su fuerte, la tauromaquia como patrimonio universal. Durante su presentación, además se dio a conocer que Cárdenas ha aceptado ser el pregonero de las próximas fiestas de los encierros de Cuéllar.

Para cerrar la jornada, tuvo lugar un coloquio, moderado por Lorena Sancho Yuste, directora de la Revista La Talanquera, en la que los asistentes pudieron exponer sus puntos de vista sobre distintos temas a los tratados y realizar sus preguntas a los ponentes.