El Norte de Castilla

Borrascas de la existencia

Jesús Aragoneses, con la guitarra, y David Hernández Sevillano, durante la presentación del libro. / Rosa Blanco
  • libros

  • El poeta David Hernández Sevillano presenta su última obra, ‘El Punto K’, un ejemplo de vida y poesía

La librería Entre Libros fue ayer escenario de la presentación de un libro excepcional, ‘El Punto K’, del poeta David Hernández Sevillano (Segovia, 1977). Ante numeroso público, el lanzamiento del poemario, editado por Eurisaces Editoria, contó con el acompañamiento musical de Jesús Aragoneses y la voz de Maribel Gilsanz, que recitó varios de los poemas de Hernández Sevillano.

«Este libro ha sido toda una aventura, desde el principio hasta el momento de la presentación», señaló el poeta. «El título del libro está sacado de un poema de Joan Margarit en el que explica que el punto K era un lugar imaginario en los mapas del tiempo de la época que se representaba con un buque anclado en medio del Atlántico. Ese punto K ayudaba a predecir las borrascas que nos iban a llegar. Yo mehe servido del juego metafórico de las borrascas para desarrollar el poemario. Evidentemente, me refiero a las borrascas emocionales, a las borrascas que solemos tener en nuestra vida: el amor, el desamor, la llegada de los hijos, el paso del tiempo y la muerte, fundamentalmente, aunque es verdad que en nuestro tiempo hay muchas borrascas, sobre todo económicas, pero yo me he ceñido a las emocionales», contó el poeta segoviano.

«Despojada de artificiosidad y ornamentos prosaicos, hondamente enraizada en la experiencia cotidiana y en la vivencia consciente del paisaje, de la infancia, del amor, del olvido, la obra de Sevillano es el ejemplo de que vida y poesía están predeterminadas a iluminarse recíprocamente. Su poesía está dominada por la necesidad incesante de la noble introspección, por la precariedad de vivir alerta, por la permanente grandeza del asombro. En ‘El punto k’, Sevillano explora las maravillosas posibilidades que le ofrece la sugestiva metáfora de la borrasca: reflexión sobre la vida y los múltiples cambios que vamos acumulando en nuestro interior. Y lo hace con una visión fresca y elegante: ni riquezas ni pobrezas, ni penas ni alegrías: la vida acompasada con toda su delicada densidad y premura por ser vivida».

David Hernández Sevillano nació en Segovia en 1977. En 2007 publicó su primera obra, ‘Uno y uno no es dos frente al espejo’, con la que obtuvo el Premio José María de los Santos. A esta obra le siguieron ‘Suma de azares’ (Premio Villa de Benasque 2008), ‘Razones de más’ (Premio Miguel Hernández 2009), ‘El peso que nos une’ (Premio Hiperión 2010) y ‘Anonimario’ (Premio Jaén de Poesía 2012).