146.986 personas han visitado la torre de la Catedral en los últimos cinco años

Visitantes en el campanario de la Catedral. /E.N.
Visitantes en el campanario de la Catedral. / E.N.

La visita guiada al campanario es una de las actividades turísticas y culturales más demandadas

El Norte
EL NORTESegovia

Ayer se cumplió el quinto aniversario de la apertura de la torre a los visitantes. La cifra total de personas que han disfrutado de uno de los tours guiados asciende a 146.986, cantidad que ha ido aumentado progresivamente año tras año. De los 2.949 visitantes durante los tres primeros meses de apertura en 2014, se pasó a los 16.633 de 2015, 19.385 en 2016 y 27.470 en 2017. El pasado año se contabilizaron 41.286, récord absoluto pero que se romperá con toda seguridad este 2019 ya que el número de personas que han subido a la torre en las guiadas diurnas y nocturnas ha ascendido hasta septiembre a 39.263.

Que la torre de la Catedral se haya convertido en un reclamo y atractivo para segovianos y turistas nacionales e internacionales se debe al papel principal que desempeñan los guías oficiales del templo y a la periódica mejora y ampliación de horarios, como de servicios audiovisuales ofrecidos. De tan solo tres turnos diurnos en 2014 se ha pasado en 2019 a siete durante el horario de verano, que se extiende de abril a octubre, más la visita guiada nocturna los viernes, sábados y domingos a las 21:30 de mayo a octubre.

A la vez que la visita guiada a la torre se afianzaba y los visitantes aumentaban, el Cabildo ha acometido mejoras en los cuatro niveles o paradas del tour: Sala del Audiovisual, Casa del Campanero, Sal del Reloj y Campanario. En la Sala del Audiovisual, desde el primer día de apertura, se instaló un proyector que este mayo fue reemplazado por un vídeo mapping envolvente con recreaciones en 3D, único en cuanto a tecnología en espacios religiosos a nivel nacional y que lleva al visitante a conocer el templo y su historia de forma amena. En la Casa del Campanero y la Sala del Reloj también se instalaron diferentes paneles informativos sobre los desastres naturales que han afectado al templo y, por último, las campanas se sometieron a restauración en septiembre de 2017. El balance general es positivo, tanto por las opiniones favorables de visitantes como en su número. En los próximos meses se mejorará el servicio tanto a nivel idiomático como en el número de turnos, prestando gran atención a las visitas nocturnas que han sido todo un éxito desde su puesta en marcha el pasado mayo.