El Vivero inicia nueva andadura con sus dos naves ocupadas por emprendedores

Representantes de la Cámara y del Ayuntamiento, ayer en Ciudad Rodrigo./S.G.
Representantes de la Cámara y del Ayuntamiento, ayer en Ciudad Rodrigo. / S.G.
CIUDAD RODRIGO

La unión de esfuerzos por parte del Ayuntamiento, Diputación y Cámara ha propiciado este impulso

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, la Diputación de Salamanca y la Cámara de Comercio han unido fuerzas para que el Vivero de Empresas ‘Iris’, asentado en el polígono de Las Viñas, se ponga de nuevo en funcionamiento al servicio de los emprendedores y tras varios años de parón.

Aunque ya se habían dado detalles sobre el convenio con el Consistorio, que supondrá la aportación de 15.000 euros anuales con cargo a las arcas municipales, ayer se escenificó esa apertura oficial con la visita a las instalaciones que cuentan con 10 despachos y dos naves. Precisamente, esas dos naves ya se han alquilado a sendas empresas, una de microcemento y otra de carpintería metálica, y se trabaja con gestorías y empresas para la captación de interesados.

El alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, expresó su deseo de que estas instalaciones sirvan para que «otros emprendedores se fijen en CiudadRodrigo».

Domingo Benito, teniente de alcalde, aseguró que el Vivero es «un espacio de crecimiento y riqueza para la ciudad», al tiempo que reconoció como un éxito, «que vengamos al Vivero y ya haya actividad». Benito quiso dejar igualmente claro que éste es el resultado de «muchas horas de trabajo pero que, finalmente, han dado sus frutos porque impulsar proyectos no es fácil».

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Salamanca, Benjamín Crespo, manifestó que la entidad que preside «apuesta firmemente por el desarrollo de estos espacios».

En su opinión, no solo es un lugar para el asentamiento de empresas, además, «es un espacio propio para que se fomenten nuevos modelos de empresas y éste es el momento de que todas las administraciones colaboremos».

En relación a las cuestiones más técnicas, el edificio tiene una superficie de 750 metros cuadrados y los despachos son de diferentes tamaños, por lo que unos se alquilan al precio de 115 euros y otros de 150 euros. En ambos casos el IVA está incluido y con ese pago ya entran el resto de servicios, como por ejemplo la luz o el servicio de internet. En palabras de Benjamín Crespo, «el emprendedor entra con llave en mano, mañana mismo puede iniciar la actividad».

Sobre el tiempo de permanencia de esos emprendedores en las instalaciones, originalmente se planteó una duración máxima de dos años pero en la actualidad «el tiempo es flexible, lo que queremos es que se llene cuanto antes».

El espacio está abierto a cualquier tipo de emprendedor porque lo que persiguen es «generar nuevas iniciativas, éste es el sitio perfecto», insistió Benjamín Crespo.

Por otra parte, durante el horario de mañana habrá una persona en ese Vivero y se ha establecido un servicio de vigilancia de 24 horas.

Ahora ya solo falta llenarlo de emprendedores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos