Virginia Carrera niega que exigiera ser la única portavoz de Unidas Ganemos

Virginia Carrera y María Garrido. /WORD
Virginia Carrera y María Garrido. / WORD

La concejala (IU) muestra un acuerdo firmado con Podemos el 21 de junio en el que ella y Carmen Díez se reparten la portavocía durante los cuatro años de legislatura

D. BAJO / WORDSALAMANCA

La 'guerra fría' entre Podemos e Izquierda Unida suma un nuevo capítulo. La concejala Virginia Carrera dio ayer su propia versión de los hechos que han conducido a la ruptura de facto de la coalición electoral Unidas Podemos Equo Izquierda Unida: Ganemos Salamanca. Tanto ella como su compañera de listas electorales, Carmen Díez, serán concejalas del Grupo Mixto en el Ayuntamiento y tendrán que repartirse los tiempos de intervención en el pleno y los recursos disponibles. En el discurso de la concejala abundaron términos como «fracaso» o «tristeza», pero también «cooperación».

Carrera compareció acompañada por la representante de IU en el grupo de coordinación de la confluencia, María Garrido. Ésta explicó la cronología del desencuentro. Así, reveló que los negociadores de IU, Podemos, Ganemos y Equo alcanzaron un acuerdo «por unanimidad» el 20 de junio para constituir un grupo municipal que se llamaría Unidas Ganemos Salamanca, integrado por Carmen Díez y Virginia Carrera. También decidieron que Díez sería la portavoz durante los dos primeros años y Carrera durante los dos siguientes y llegaron incluso a repartirse las tareas y las obligaciones de cada una de ellas. El documento afirma en su tercer punto que Unidas Ganemos Salamanca «designan como portavoz del mismo a María Carmen Díez Sierra durante los dos primeros años y a la otra concejala durante los dos años siguientes. En caso de ausencia, se sustituirán entre ellas». Igualmente, recoge por escrito que Carrera acudiría a las reuniones de la Fundación Cultura y Saberes, Mercasalamanca y la Sociedad de Turismo y Díez a las del OAGER, Fundación Gómez Planché, Consumo y Patronato de la Vivienda.

Ruptura

El día después, 21 de junio, Carrera recibió el pacto redactado y rubricado por Díez para que lo firmara. Y también ese mismo día, según IU, todo comenzó a torcerse. María Garrido explicó ayer que algunos integrantes de Podemos empezaron a decir que el acuerdo «no podía sostenerse» y, cuatro días más tarde, Podemos emitió un comunicado anunciando la ruptura.

Los representantes de IU y Podemos volvieron a reunirse el 4 de julio. Según Garrido «no había manera» de alcanzar un consenso porque Podemos «quería imponer otras condiciones». IU las rechazó y decidió inscribir a Carrera en el Grupo Mixto. María Garrido insistió ayer en que la ruptura no obedece a «intereses personales» ni a los deseos de Carrera de quedarse con la portavocía. Podemos aseguró éste era el motivo del choque y la aludida zanjó ayer la cuestión: «no es cierto». Según Carrera «nunca» planteó ocupar la portavocía del grupo durante los cuatro años de mandato, sino repartirse éstos con Díez.

La concejala admitió que acabar en el Grupo Mixto es «un fracaso» para la coalición electoral y «para todos, yo incluida». También reconoció que el fracaso «puede venir de antes», cuando intentaron «mantener Ganemos hasta el final» y los resultados de las elecciones no fueron los esperados. Carrera pidió perdón a los votantes por la división en la confluencia y lanzó un mensaje a Díez para «trabajar en común» durante la legislatura. Las dos concejalas tendrán que repartirse los tiempos de intervención en el pleno, los recursos asignados por el Consistorio y la asistencia a las comisiones municipales de trabajo. Y cada una votará por separado. El trabajo cotidiano se irá afinando con el tiempo, pero en muy pocas palabras, serán «portavoces de sí mismas» y no de un grupo municipal durante cuatro años .